Opinión Columna


La inseguridad por delante


Publicación:15-02-2019
version androidversion iphone

++--

Pues, será el sereno, pero todo hace indicar que por más que se hacen y deshacen toda clase de nudos para combatir la inseguridad, la delincuencia le sigue sacando varios pies adelante a la autoridad.

Y, por si fuera poco, por cada acción de la autoridad, la delincuencia agrega números negativos a sus estadísticas, con serios tintes de terror, que amagan con imponer marca en el segundo mes del año.

Por lo que de continuar así, enero que ya traía etiqueta roja, comparado con otro de los meses más violentos de principios de año comparado con la época más peligrosa en NL, se romperá nueva marca.

Claro, a menos que los trabajos de inteligencia y las reuniones matutinas de seguridad de los tres niveles de gobierno por fin puedan frenar con sus acciones el combate a la inseguridad que está desatada.

Cómo estarán las cosas con eso de la percepción de la inseguridad y la irresponsabilidad en el manejo de las redes sociales, que de la nada, se puede desatar el pánico y la psicosis.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una revisada al asunto de la escandalera que se armó en la Universidad de Monterrey, donde versiones infundadas causaron movilización bárbara.

Lo anterior sin lugar a dudas, es una clara muestra de lo que sucede cuando se hace mal uso de las redes sociales, que pueden desencadenar en cuestiones por demás negativas.

Y, como si se tratara de un simple juego de alarmar, a las versiones de una situación de riesgo se le fueron agregando toda clase de supuestos generando una situación que no existió.

De los rumores, el plantel educativo pasó como de rayo a la alarma, a la alerta y al pánico generalizado como muestra de que el tema de la inseguridad está a flor de piel.

Con eso de que se les anda haciendo bolas el engrudo por aquello de los destapes, a los priistas por lo visto les gana el desorden, los acelerados y quienes sienten que tienen piernas de jinete.

Tan es así, que a los tricolores se les juntaron los destapes con madruguetes de quienes buscan aprovechar el factor sorpresa, bajo la advertencia de que… ‘’el que calla, no agandalla’’.

Por lo que entre los primeros apuntados destacan el propio líder del PRI en Nuevo León, quien sin decir agua más y sin competencia por ahora, busca repetir en el cargo con buenos números.

Y, por si fuera poco, se podría decir que el propio Pedro Pablo Treviño amaga con salirse con la suya, ahora que están todos quietos luego de un prolongado y desgastado proceso electoral.

En tanto que se le amontona el ex funcionario federal, Ildefonso Guajardo, quien quiere la gubernatura y los propios priistas parecen no abrirle la puerta a todo lo ancho.

Si no basta con darle una revisadita a los mismos comentarios de los priistas, quienes advierten que respetan las aspiraciones del ex secretario peñista, pero que no son los tiempos aún.

Que del mismo modo, se le da la bienvenida, como se la darán a todo aquel que busque secundarlo y que por cuestiones naturales podrían engrosar la lista de tiradores.

Como por ejemplo Adrián de la Garza, alcalde regio, Cristina Díaz, alcaldesa de Guadalupe, Clara Luz Flores, alcaldesa de Escobedo, César Garza, alcalde de Apodaca y los que se apunten.


Quién sabe si hayan fallado las gestorías o de plano, les tocó mala suerte, pero el recorte de recursos federales sin lugar a dudas impactará en los proyectos de varios municipios.
Por lo que habrá de recurrirse más que al reordenamiento y a la ingeniería, los alcaldes tendrán que recortar sus metas para no salir con cuentas mochas y quedarse a medias.
Pero como hasta ahora, sólo algunos municipios ya tienen la mala noticia en su escritorio, habrá que ver cómo pintan las cosas ahora que el cierre de llave viene duro de la Cdmx.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




« Redacción »