Opinión Editorial


La Capitana Calzoncillos y el Covid-19


Publicación:26-03-2020

++--

En lo personal me gusta estar en la casa, pero no sé si será lo mismo cuando es obligatoria la permanencia

"La Capitana Calzoncillos vs  los Inodoros Mutantes" es el título de un cómic que mi hijo Gabrielo de 7 años hizo, ahora que los niños dejaron  de ir a las  escuelas y bajo la supervisión de su madre y mía, ya que  tratamos de ser creativos con ellos dentro de casa con la finalidad de que no todo sea TV o tabletas.

Me llamó la atención que desde el título apareciera  "una mujer heroína",  algo de "equidad de género" ha aprendido. Sobresale también en la historia la fijación de los  niños por temas escatológicos. En un dibujo se ve cómo la protagonista ataca  al inodoro sacando excremento  y, a fin de cuentas heroína, lo destruye con unos rayos que salen de sus ojos.

En casi dos semanas  de la prolongada cuarentena que tenemos,  por causa de la contingencia de salud que originó  el coronavirus, debemos ser  cada día   muy creativos  con nuestros pequeños; en este  tiempo Gabrielo e Iker, su hermano mayor de 9 años, ya han intercambiado varias batallas que pudiesen tomarse como guión para otro cómic.  

La responsabilidad  de que este tiempo de encierro  transcurra con calma es de  nosotros los adultos y un buen inicio es el no  trasmitir pánico o desesperación a los menores, acciones como las de jugar juntos, pelearse entre ellos y volver a convivir como si nada hubiese sucedido son parte de una rutina común en la mayoría de los niños.

Otro factor importante a trabajar durante esta cuarentena con los menores son las medidas de higiene, a las cuales ellos no les dan tanta importancia o se les olvidan, por lo que hay que estarles recordando constantemente las precauciones a tomar; mención aparte merece lo tedioso que puede resultar el encierro y por consiguiente la actitud inquieta y "traviesa" de nuestros niños, quienes la reflejan por medio de sus distintos juegos. Aquí la atmósfera del encierro pareciera revirar hacia nosotros los padres, quienes somos los propensos a caer en la ansiedad ante este tipo de conducta.  

En lo personal me gusta estar en la casa, pero no sé si será lo mismo cuando es obligatoria la permanencia; en estos días he salido un par de días por trabajo y  creo que así seguirá mi rutina por algunas semanas,  en el trabajo de mi mujer suspendieron  toda actividad y peor aún, sin goce de sueldo.

El factor de la economía será sin duda otro gran problema al que se enfrentarán las familias una vez que pase la contingencia de salud, ya que  quizás cuando termine  este encierro, aunque podamos salir a cines o restaurantes, paseos etc.,   nuestros recursos económicos nos mantendrán en nuestras casas de nuevo.   

Nuestros hogares tal vez se conviertan en un experimento sociológico, donde aprendamos a convivir mejor,  aun con los constantes roces que surgirán con la convivencia diaria al no salir de la casa; pero  quiero pensar positivo,   que así  como la Capitana Calzoncillos vence al  los Inodoros Mutantes, la sociedad en general vencerá en poco tiempo  al terrible virus Covid- 19.



« El Porvenir »