Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Insabi padece mala comunicación


Publicación:25-01-2020
version androidversion iphone

++--

Ojalá y el tema de la salud no se convierta en un nuevo flagelo en contra de la población más necesitada por la falta de un compromiso verdadero

 

Poco ayudan al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, funcionarios como el director del Instituto de Salud para el Bienestar, Juan Antonio Ferrer Aguilar, quien no ha logrado estructurar su discurso o dar información clara respecto a la forma en que habrá de operar el incipiente Instituto que, a partir de este año, habrá de atender a millones de mexicanos que no cuentan formalmente con servicios de salud.


El grueso de este sector es el más desposeído y vulnerable; por ello, la información debe ser clara y precisa, además de acreditar con acciones que no se afectará la economía de sus pacientes.


Públicamente fueron expuestos cientos de casos en los que quedó claro que el personal, tanto administrativo como médico de ese nuevo instituto, tiene poca o nula claridad respecto a su nueva encomienda y, en muchos casos, se cobraron cuotas de recuperación a pacientes que, de acuerdo con la ley, no debían pagar.


Nada más sensible que la salud y cuando esta se pierde en nuestros seres queridos es innegable que se causa el dolor más profundo. Contrario a lo que se esperaba, la explicación que dio a la opinión pública el responsable del Instituto fue por mucho deficiente y dejó en claro que la sensibilidad no es lo suyo, además de la poca experiencia con que cuenta.


Por ello resulta injusto que el que tenga que responder y sortear las pifias e ineficiencia de los integrantes del gobierno sea el Jefe del Ejecutivo, quien de por sí trae una carga excepcional por los temas de seguridad que, durante décadas, se fueron acumulando a lo largo y ancho de la república mexicana.


Los funcionarios de la llamada 4T no solo deben adjudicarse dicho membrete, deben asumir con sentido ideológico lo que implica la propuesta del Presidente. Formar parte de un proyecto político implica en el fondo que este se acompañe con sentido ideológico y con la sensibilidad que se requiere para interpretar fielmente lo que el jefe del Estado mexicano ha manifestado a lo largo de su carrera política.


Ojalá y el tema de la salud no se convierta en un nuevo flagelo en contra de la población más necesitada por la falta de un compromiso verdadero, que es hoy lo que el servicio público demanda.


De refilón. — Los que han tomado a broma la propuesta del Ejecutivo respecto a la Cartilla Moral, tendrán que recapacitar al respecto. Apenas en este espacio, la semana pasada, hablamos del caso del niño de 11 años que privó de la vida a su maestra, atentó contra sus compañeros y contra él mismo.
Es claro que existe descomposición social y es urgente reforzar los valores morales que se requieren en toda sociedad.


El Presidente ha sido enfático en destacar que la moral, el civismo y los valores deben arraigarse de forma consistente y enraizarse hasta lo más profundo de la conciencia ciudadana, ya que será la mejor forma de evitar la constante descomposición social que vive nuestro país, además de fortalecer la posibilidad de que el pueblo de México se consolide efectivamente como una nación próspera y exitosa.


Anteriores gobiernos poco o nada hablaron al respecto, pero es elemental pensar que no solo se requiere del impulso del gobierno en turno como el que hoy promueve estos conceptos, es importante, fundamental y necesario que padres de familia, y todo aquel que se encuentre en edad adulta, interpreten estos códigos de conducta como lo más próximo a hallar la tranquilidad y la paz, que es lo más cercano a la felicidad.


Dura labor del gobierno que está sentando las bases de lo que ha llamado una renovación moral y que, algunos creemos, es el fortalecimiento de la moralidad, civilidad y proba conducta que requiere la población en su conjunto.


Si la sociedad logra fortalecer estos principios, obligados para una relación sana, no solo dejaremos de ver casos como los del niño José Ángel, que sin duda es una víctima; además, será el debilitamiento efectivo del flagelo de la delincuencia y los grupos delictivos.



« Redacción »
Héctor Serrano Cortés

Héctor Serrano Cortés


Publicaciones del autor