Opinión Columna


Grito y pandemia


Publicación:16-09-2020

++--

De ahí que los regiomontanos que somos muy dados a la fiesta y a celebrarlo en grande, en ésta ocasión los festejos patrios ya no fueron los mismos.

Ayer, como en las últimas fechas, Nuevo León vivió un Grito de Independencia atípico como muchas otras cosas más debido a la Pandemia del Coronavirus.

De ahí que los regiomontanos que somos muy dados a la fiesta y a celebrarlo en grande, en ésta ocasión los festejos patrios ya no fueron los mismos.

Por lo que el grito de las autoridades estatales y municipales, cada quien lo realizó en sus respectivos recintos, grabados, transmitidos en vivo y a distancia.

En tanto que, aquellos que en ocasiones se dieron tiempo para desplazarse a la Explanada de los Héroes o a las plazas principales, cambiaron de ''sede''.

A grado tal, que en palacio de Gobierno, Jaime Rodríguez Calderón no tuvo más empacho que celebrar la ceremonia con una grabación difundida en Facebook.

En tanto que en los municipios los alcaldes del mismo modo, tuvieron sus festejos con la sana distancia y sin lo aparatoso de la celebración para evitar contagios.

Por lo que con tiempo, indicaron que no habría celebración de costumbre debido a la Pandemia y que lo difundirían vía redes sociales, por cuestiones sanitarias.

Por cierto, donde de plano las autoridades de Salud tendrán que emplearse a fondo, es con relación a los negocios reaperturados.

Sobre todo, porque al juzgar por lo que se ve, las medidas de la Sana Distancia se relajaron como si ya no se viviera sin pandemia.

Pues hubo restaurantes en donde no hubo la separación de mesas indicadas y la clientela topaba en algunos casos espalda con espalda.

Toda vez que no se respetó el acceso permitido en muchos de los negocios de comidas, donde se apreciaron familias completas.

Por lo que ya podrá darse una idea de cómo estaban los negocios que ya tenía tiempo esperando aumentar sus ventas.

Pero se les olvidó que todo implica un cuidado para evitar en lo posible la propagación del Coronavirus ante un posible rebrote.

De modo que, por la salud de todos en general, habrá que apretarle las tuercas a quienes engordaron el bolsillo, evitando las recomendaciones.

Donde también habrá que meterle lupa a conciencia es en los salones de fiestas, pues a pesar de la promesa de muchos empresarios, se les salieron las cosas de control.

Por lo que hubo lugares con exceso de personas, que superó por mucho, la cantidad autorizada de manera oficial por las autoridades de Salud en Nuevo León.

A grado tal, que se relajaron las medidas dictadas para guardar la Sana Distancia y en su cierre reglamentario, pues se superó por mucho las horas de desvelo.

Pero como no nos gusta el chisme, habrá que ver cuál es el saldo que arrojan las sanciones aplicadas por los inspectores o simplemente no se dieron abasto por lo visto.

Pero ya que andamos enfiestados y si las condiciones del clima lo permiten, no descarte algunos sitios reactivados vuelvan a tener importantes entradas aprovechando la quincena.

De modo que, no le extrañe si los regiomontanos después de la desvelada de anoche, salen de paseo y saturan algunas carreteras, ríos o merenderos ya muy cacareados en Día Festivo.

Pues con eso de que los comerciantes buscan recuperarse tras meses de encierro y los regios, que ya andaban hasta el copete con la cuarentena, habrán de seguirle de largo, ya verá.

La UANL entregó ayer a casi 170 trabajadores del Hospital Universitario, el certificado de jubilación, tras más de 30 años al servicio de la salud que ahí se presta.

Con la presencia del secretario general de la Universidad, Santos Guzmán, en representación del Rector, Rogelio Garza Rivera y el secretario general del STUANL, Oscar Amel Elizondo, además  se hizo entrega del bono económico de antigüedad que rebasó globalmente los 17 millones de pesos.

Atestiguaron la entrega el director del HU Edelmiro Pérez, el presidente seccional Mario Burgos e importantes representantes del comité ejecutivo sindical.




« El Porvenir »