Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Esperanza. Algunos pececillos, ningún tiburón


Publicación:20-01-2020
version androidversion iphone

++--

ADHESION DE NL. El Gobierno del Estado espera recibir desde esta semana parte de un total de 70 millones de pesos que serán ejercidos por la Secretaría de Salud, de Manuel de la O, para la contratación de 300 médicos que vendrían a darle viabilidad práctica al Instituto de Salud y Bienestar que, por ahora, ha dado tantos dolores de cabeza a la cuatrotépor su ineficiente implementación a nivel nacional. El gobierno estatal estaría firmando también su adhesión al Insabi para federalizar o recentralizar el esquema de salud pública. En Nuevo León se atienden diariamente más de 30 mil pacientes, al menos en los números que presentaba hasta el año pasado el Seguro Popular.

PECILLOS Y CHIVITOS EXPIATORIOS. Se estaría acercando la hora cero para la Fiscalía anticorrupción que esta semana o la próxima hará las imputaciones que corresponden por los casos “emblemáticos” de la corrupción en compras del Gobierno de Jaime Rodríguez, como fueron las 200 mil cobijas en la primera navidad del sexenio y el dron “hechizo” que sirvió para nada, para nada y para nada en la lucha contra la delincuencia, a menos que cuente el hecho de que los delincuentes estuvieron a punto de morir, pero risa. Hasta ahora la expectativa es que en ambos casos no se irán a fondo, con una investigación sólo por encimita, que implicaría acciones administrativas y penales sólo en contra de funcionarios de tercero y cuarto nivel. Esperemos que el frío invernal no venga a agriparles el olfato a los sabuesos de Javier Garza y que, sobre todo, no les vaya a enfriar y encoger las gónadas, para que así se logre la procuración e impartición de justicia en estos casos que tantos dolores de la cabeza le han dado a la administración independiente y que le agotaron su bono de  credibilidad y simpatía ante los nuevoleoneses, trocándolo por una “broncofobia” penosa y latente. En ambos casos de presunta corrupción no llegarían las investigaciones ni los procesos en contra de los titulares, ni siquiera de los segundos, de las áreas involucradas. Por las cobijas las secretarías de Desarrollo Social y Administración, por el dron la Secretaría General de Gobierno. Ambas compras suponen el gasto presupuestal de 87 millones de pesos, que habría implicado sobreprecios visibles y, lo peor, con entregas de gato por liebre y, en el caso de las cobijas, ni gato, pues hasta ahora no habrían probado ni siquiera la existencia plena del total de las mismas.

FIERONAS CON BRONSUEGRA. Como fieras oliendo sangre, las organizaciones civiles y otras voces activistas estarían entonces listas para seguir machacando las laceraciones del gobierno independiente, prestas a elevar el nivel de protesta por el caso de la “broncosuegra”, que fue beneficiada con una megapensión indebida luego de recibir un aumento de sueldo tan sólo unos días antes de hacer su trámite final ante el,ya de por sí, amolado Isssteleón. Los activistas locales le han puesto marca personal al fiscal anticorrupción durante los últimos meses para que no les vayan a salir con que a Chuchita la bolsearon. Un papel determinante en este asunto lo ha desempeñado Gerardo Guajardo Cantú, quien vino a dotar de credibilidad a la Contraloría estatal tras relevar en el cargo a Jesús Hernández, amigazo del gobernador. Previamente estuvo ahí Nora Elia Cantú, quien cuando aún no calentaba ni la silla en el inicio del sexenio, de rompe y rompe, tuvo que lidiar con el llamado “cobijagate”. Guajardo, identificado como gente de Fernando Elizondo, tan estuvo indagando de verdad los pormenores en torno a la broncosuegra, que en las pesquisas se encontró otros nueve casos de aumentos indebidos que se habrían otorgado con el solo fin de hacer más jugosa la pensión en perjuicio del ya castigadísimo fondo de Isssteleón.  A propósito de este organismo de salud local, esta semana deben estar dándose los últimos toques a la remodelación y ampliación del edificio en el centro de Monterrey, con lo que se estaría haciendo justicia a los burócratas estatales por lo que toca a su atención médica. Como se recordará, este edificio se convirtió en un elefante blanco desde los gobiernos priistas de Natividad González y Rodrigo Medina, por fallas en su construcción. Así que en estricto sentido de justicia, un reconocimiento al gobernador Jaime Rodríguez y a su secretario de Infraestructura, Humberto Torres, quien recibió la orden de hacerle justicia a los trabajadores del estado. Donde el gobierno estatal también están metiendo todas las ganas es en las obras del Hospital de la Sección 50, con lo que se busca cumplirle en algo a los profes estatales. Ahora sólo falta que en Servicios Médicos de la Sección 50 del SNTE se pongan las pilas y brinden una atención acorde con el edificio que tendrán. Ahí se brinda atención a casi 65 mil derechohabientes, entre maestros, pensionados, jubilados y familiares. Desde que Mirna Saldívar le metió lana para hacer la Clínica de la Mujer, no se le había hecho ningún cariñito al centro hospitalario. Así que José Luis López debe, sí o sí, asumir su responsabilidad y cumplirle en algo a sus representados.

ALERTAS. Las autoridades investigadoras y de procuración de justicia deben ser cuidadosas porque eso de andar filtrando información de las carpetas de investigación es motivo de “sospechosismo” y de arreglos en lo oscurito para beneficiar a los procesados, abriéndole rendijas y hasta ventanas legales para que a través de sus abogados “tumben” las causas penales por clara violación de sus garantías de legalidad, de audiencia, y del llamado “debido proceso” penal. Estos arreglos suponen muchas facilidades para que los procesados en materia de corrupción encuentren la manera de salir libres, sobre todo en casos como los del ámbito estatal ya mencionados en los que se estaría imputando a pececillos o chivitos expiatorios, pues ni modo de creer que éstos hayan tenido facultades reales para decidir compras millonarias en las que un 15 o 20 por ciento significan un “lanonón”. En un caso similar pero en la capital del país, situación de riesgo evasión legal se presentó la semana pasada con filtraciones periodísticas que en la Ciudad de México revelaron la supuesta investigación de la FGR y la UIF en contra de dos altos ex funcionarios de la administración de Enrique Peña Nieto: Humberto Castillejos, ex consejero jurídico, y Alberto Bazbaz, ex titular de la UIF. De ser cierta la investigación éstos tendrían la posibilidad de librarse jurídicamente gracias a estas revelaciones. Este asunto, claro, debemos inscribirlo en la “guerrita” que se traen desde la semana pasada el Fiscal General y el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Alejandro Gertz y Santiago Nieto.

 

SI HAY VIDA, HAY ESPERANZA. El que sigue sin encontrar la paz legal –la paz económica la tiene desde hace mucho- es el ex dirigente de la Sección 50, Guadalupe Castillo, pues el semanario Proceso resucitó en la memoria colectiva el fraude cometidoa miles de profes de Nuevo León con el seguro mutualista. La publicación le ha dado seguimiento al rol que juega Javier Joaquín López Casarín en la Secretaría de Relaciones Exteriores con Marcelo Ebrard, a quien le llovió muy tupido desde que acaparó demasiados reflectores tras el “rescate”, a fin de cuentas fallido, de Evo Morales desde Bolivia. Primero las penas ajenas con su cleptómano ex embajador en Argentina y ahora con los manejos de López Casarín quien en las negociaciones del T-Mec presuntamente participó como un ministro sin cartera. Y con justa razón si así lo dispuso el carnal Marcelo, pues el susodicho López es todo un “Fifí”, alejado por completo de las fachas con que fueron evidenciados el año pasado loschairo negociadores de la 4T en EU, que ni pa viáticos traían, pues arrasaron con los cacahuates y las nueces de la india sobre la mesa. En fin, aquí el tema es que el tal López es nada menos que titular de la empresa que, en acuerdo con Lupe Castillo, se birló a los profes estatales con muchos millones de pesos. Pero no se apuren maestros, lo bueno es que la Fiscalía de Justicia mantiene “vivas” las carpetas de investigación y la Unidad de Inteligencia -¿será?-Financiera de Nuevo León dizque mantiene sus indagatorias. Ya pasaron años de que inició el proceso de investigación y nada hasta ahora. Ahora sí que a los profes les cae al dedillo eso de que mientras haya vida hay esperanza… ¡aunque sin seguro, claro está!

 

 



« Redacción »
José Luis Garza

José Luis Garza


Publicaciones del autor