Opinión Columna


Entró por una oreja...


Publicación:06-07-2020
++--

Ahora sí que las disposiciones de las autoridades en torno a la restricción de horarios para mantenerse en casa, a muchos les entró por una oreja.

Ahora sí que las disposiciones de las autoridades en torno a la restricción de horarios para mantenerse en casa, a muchos les entró por una oreja y les salió por la otra.

De lo contrario cómo se puede explicar el alto número de personas que como si fuera un día normal sin Pandemia, ´´tomaron´´ las calles para pasear o realizar sus compras.

De nada o poco sirvieron las recomendaciones de las autoridades para que las personas se resguardaran en sus viviendas para cortar los contagios, según se vio.

Y, es que a pesar de lo que ya se divulgó a los cuatro vientos por el Estado y lo mucho o lo poco de la autoridad municipal, no descarte que los contagios continúen.

Sobre todo si a eso se le agrega que un alto número de personas aprovechó el servicio normal del transporte urbano para sus traslados sin los cuidados necesarios.

Especialmente aquellos que tienen que ver con la Sana Distancia, el uso del Cubrebocas y las medidas de sanitización requeridas por las autoridades de Salud.

Así que puede apostar doble contra sencillo, que los contagios habrán de mantenerse en un alto número, salvo aquellos que atendieron las nuevas disposiciones.

 Quién sabe si los inspectores no vieron o de plano requieren ir con el oculista, pero muchos negocios no necesarios abrieron estos dos días de restricción de horarios.

Desde luego hay harto sospechosismo al respecto, pues pocos o mejor dicho nadie, podrá irse con la finta de que la autoridad tiene problemas de miopía.

Y, que debido a ello la proliferación de negocios no permitidos siguen haciendo lo que Juan por su casa, muy a pesar de que las disposiciones son claras.

De modo que habrá que mandar llamar a cuentas esos inspectores que no hicieron la tarea y que en el mejor de los casos les adelanten las vacaciones forzadas.

Porque los negocios operando en plena pandemia dejan muy mal paradas a las autoridades que semejan un doble discurso, por malos colaboradores.

Lo que sigue siendo más que claro es, que la autoridad policiaca en eso del combate a la Pandemia parece estar pintada.

... O, al menos esa es la impresión si se toma en cuenta el universo de personas en la calle y negocios abiertos a toda luz.

Por lo que valdrá la pena realizar otra nueva reunión del gobernador Jaime Rodríguez Calderón con los Alcaldes para aclarar paradas.

Especialmente, porque siguen jalando disparejo o hay quienes de plano no quieren saber nada de nada de la gente en la calle.

Eso no es nuevo, pero parece ser la distinción principal que aplican los guardianes del orden estatal o municipal desde un inicio.

Es cierto que las autoridades estatales de la Salud registran un bajón importante de la movilidad, pero en un universo global deja mucho que desear.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una vista al tráfico vial, donde muchos de los coches lucieron familias completas y hasta cargaron con el perico.

Es más, como si se tratara de un día normal, los cruceros viales y arterias lucieron con algunos congestionamientos sin acatar ninguna medida de Salud.

Por lo que valdrá la pena apretar las tuercas y con números reales, ajustar criterios a menos que aflore la apatía y se llenen los hospitales.

No hay que olvidar que el cierre de muchos negocios y su apertura, dependen de los bajos índices de contagios del Coronavirus en Nuevo León.

Asusta, pero quizá a muchas personas el tema del Coronavirus no sea suficiente como mantenerlos alejados de las calles y las aglomeraciones.

De lo contrario cómo se explica el ambulantaje, el libre tránsito y apertura de algunos establecimientos en el centro de Monterrey y otras localidades.

No hay que olvidar que Monterrey es la principal localidad con el mayor número de contagios estadísticamente hablando según las autoridades de Salud.

La apertura permanente del Mercado Juárez y las grandes aglomeraciones que se siguen registrando en el Mesón Estrella y sus alrededores.




« El Porvenir »