Opinión Editorial


Donar plasma = donar salud


Publicación:26-08-2020

++--

Quienes han padecido la enfermedad del Covid-19 y se han recuperado, pueden -una vez que se valora caso por caso su viabilidad - donar plasma

¿No es acaso esta la tremenda lección del Covid-19

Nadie se salva solo; mi salvación no depende solo de mis actos, sino de aquellos del Otro

Massimo Recalcati

El trauma del Covid19 ha golpeado mundialmente a personas, familias e instituciones. Sus efectos han impactado todos los contextos a todos los niveles. El mundo sigue transitando por dicha experiencia; su historia se continúa escribiendo, la batalla aún no ha terminado. 

Hasta el día de hoy todavía no existen vacunas y tratamientos eficaces para el Covid-19. Los sistemas de salud hacen lo que pueden con los medicamentos disponibles, al tiempo que van descifrando los movimientos del nuevo virus. Los protocolos de investigación, desarrollados a lo largo y ancho del mundo, continúan sus exploraciones. Si bien ya se encuentran en sus últimas fases, aún no disponen de un producto final, una vacuna segura y eficaz. Por lo que salir, retomar el contacto -social, laboral y educativo- sigue representando un alto riesgo para la salud y la vida. Es importante no olvidarlo, continuar con las medidas de higiene, disminución de la movilidad, sana distancia y uso de cubrebocas en lugares cerrados. 

Entre los diversos tratamientos que se están prescribiendo está el uso de plasma de pacientes ya recuperados de Covid-19. Donar plasma hoy es, en cierta forma, disponer de algo muy cercano a una vacuna; uno de los tratamientos que se ha comprobado más eficaz y al alcance de la mano. Donar plasma es equivalente a donar salud, es decir, otorgarle a alguien más la posibilidad de la curación, y con ello, poder evitarle la muerte. Donar plasma es donar vida, un acto de humildad y fortaleza. 

Quienes han padecido la enfermedad del Covid-19 y se han recuperado, pueden -una vez que se valora caso por caso su viabilidad - donar plasma, para así transmitirle a alguien más los efectos protectores (anticuerpos) que ha tenido dicha enfermedad en su organismo, regalarle el restablecimiento. El procedimiento es sencillo y de gran valor para quienes se debaten con la enfermedad entre la vida y la muerte. 

Para los que ya han vencido al Covid-19, donar plasma es compartir con alguien más las propias luchas y fortalezas, permitir que lo que han padecido en sí mismos no sea en vano, amplificando los efectos benéficos de su propia curación, haciéndolo extensivo a grupos más amplios de la sociedad; compartir su triunfo -si me permiten la expresión. Que su experiencia les sirva a muchos más. Es por ello por lo que la donación en general (de plasma, de sangre, de órganos...) es uno de los actos más generosos de la comunidad humana, expresión articulada de dos grandes ejercicios humanos: la solidaridad y la tecnología biomédica. Pues al compartir algo tan vital, no solo se otorga la posibilidad de la vida, en tanto vida biológica, sino la posibilidad de emprender todas las cosas que una persona desee hacer en su vida, darle vida a la vida de manera singular, poder vivir un sentido propio, que sin la vida biológica sería imposible. 

La pandemia del Covid-19 ha permitido que tengamos diversas experiencias y reflexiones. Entre ellas, el constatar día a día, que la libertad no es una posesión del ego: algo que se tiene porque se compró y se puede usar al antojo, al puro capricho, sin importar nada ni nadie, sino un derecho que se ejerce con responsabilidad, en relación con el colectivo, en vínculo con los demás. Donde la salud, igualmente, no es algo que se ejerce individualmente, sino -como lo hemos visto durante la pandemia- grupalmente, sociedad y sistemas de salud: de nada sirve mi salud individual si el resto permanece enfermo. De nada sirve mi salud individual si me convierto en portador y transmisor de un virus a donde quiera que voy, afectando no solo la vida de los demás en términos de enfermedad, sino enlenteciendo -dicho sea de paso- la reactivación económica, laboral y educativa, que nos involucra y afecta a todos. En ese sentido, buscar cuidar la salud del otro es, al mismo tiempo, cuidar la salud de sí mismo y de los propios. Ya que no hay una sin la otra.  

A continuación se presenta la información que la Secretaria de Salud de Nuevo León, presidida por el secretario de salud, Dr. Manuel de la O Cavazos, ha compartido en su página respecto a la donación de plasma de pacientes recuperados de Covid-19 https://www.nl.gob.mx/campanas/si-tuviste-covid-19-dona-plasma-y-salva-vidas Centro Estatal de la Transfusión Sanguínea. Hermosillo 3363, Col. Mitras Centro. Monterrey, Nuevo León. Informes: 8183487501 y 8183337937 WhatsApp 8114697292. 

Instagram: camilo_e_ramirez



« El Porvenir »