Opinión Columna


Derecho a la movilidad


Publicación:24-05-2019
version androidversion iphone

++--

No se trata de un fenómeno único en el país o en el mundo, obedece a una tendencia global de crecimiento y concentración masiva.

Nuestra ciudad crece de manera acelerada sin que exista certeza de que sus gobiernos tendrán la capacidad para garantizar los derechos y servicios básicos de la población, en este caso, el derecho a la movilidad.


No se trata de un fenómeno único en el país o en el mundo, obedece a una tendencia global de crecimiento y concentración masiva.


El crecimiento poblacional en el mundo se aceleró notoriamente durante los últimos siglos, prueba de ello es que en el año 1800 la población del mundo era de aproximadamente mil millones de personas, para el año 2000 éramos ya 6 mil millones, para 2017 7 mil 300 millones y se estima que para 2050 seremos 11 mil 400 millones.


De acuerdo con el sitio “THE US AND POPULATION CLOCK” cada 8 segundos nace una nueva persona, en tanto que para que muera un ser humano en el mundo tienen que transcurrir 11 segundos, esto significa que por cada dos personas que mueren en el planeta, nacen tres.


Aunado a lo anterior, de acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas, el 53 por ciento de la población vive en zonas urbanas debido a la migración masiva que deriva de múltiples factores, y a ello hay que agregarle la tendencia de las personas a concentrarse en grandes áreas metropolitanas hoy llamadas mega polis. Hoy existen más de 500 aglomeraciones urbanas con más de un millón de habitantes, 74 que superan los cinco millones, y 12 que superan los 20 millones de habitantes, todas ellas concentran a más de 3 millones 500 mil sin embargo abarcan solo el 5 por ciento de la superficie del planeta.


México no está exento de este fenómeno, casi el 25 por ciento de la población total del país vive en las áreas metropolitanas de la Ciudad de México, Guadalajara, y Monterrey y todas las proyecciones indican que las mega polis concentrarán cada vez un mayor porcentaje de la población del país, sin que exista certeza de que estas ciudades tengan la capacidad de garantizar los servicios y derechos para sus habitantes, como lo es el derecho a la ciudad y a la movilidad.


Hasta hoy, solo la Ciudad de México cuenta con sistema efectivo de reconocimiento y protección de derechos en materia de espacio público y movilidad, esto debido al crecimiento que experimentó en el Siglo XX, situación que ahora ocurre en las áreas metropolitanas de Guadalajara y Monterrey. Esta última ciudad enfrenta graves problemas de movilidad y uso de espacios como consecuencia de una mala planeación urbana.


Monterrey es la ciudad con el mayor número de vehículos per cápita del país, el tráfico y la contaminación son problemas cada vez más evidentes y solo el 28.5 por ciento de la población utiliza el servicio de transporte público, y las estadísticas indican, que de no hacer nada al respecto, dicha tendencia irá a la baja en los próximos años y esto junto con otros factores podría afectar gravemente la calidad de vida de los habitantes de la ciudad.


Lamentablemente en nuestra ciudad muchos de estos principios son vistos por la autoridad como servicio opcional o peor como negocio exclusivo de los particulares y no como un derecho humano, lo que deja en estado de indefensión al gobernado ya que sin un pleno reconocimiento de los derechos fundamentales no es posible ejercer los medios de defensa que establece nuestra legislación.


Es por lo anterior que hemos propuesto una iniciativa a fin de reconocer en nuestra constitución los principios básicos del derecho a la movilidad: Derecho a la movilidad en condiciones de seguridad, accesibilidad, comodidad, eficiencia, calidad, e igualdad, prioridad a peatones y conductores de vehículos no motorizados sobre el automóvil, derecho a un transporte público de calidad, eficiente y a un precio justo operado por un sistema integral enfocado en el usuario y derecho a la vía pública y al espacio público



« Redacción »
Luis Susarrey Flores


Publicaciones del autor