Opinión Editorial


¿De qué se sorprenden?, AMLO va a resucitar a PEMEX


Publicación:23-06-2020

++--

Para asegurar el éxito de la estrategia de López Obrador de hacer que nuestra petrolera sea el "motor de México", su Gobierno está limitando la competencia

"Por el rescate de la soberanía, consumo gasolinas PEMEX", anuncio del Gobierno de México, enero 2020.
A nuestro líder se le puede acusar de muchas cosas (sin fundamento, claro), pero no de que nos haya engañado sobre lo que iba a hacer en el sector energético. Siempre ha estado en contra de la participación de la iniciativa privada en esta industria, sobretodo que se lleve parte de la "riqueza" de nuestro tesoro más preciado: el oro negro.
Muchos recuerdan el 1 de enero de 2017 por el gasolinazo, pero ese día también se rompió el monopolio de PEMEX en las gasolineras, las 11,578 estaciones de servicio de México eran de esa marca, desde entonces la competencia se ha abierto paso.
"Al 31 de diciembre de 2019, se reportaron 8,593 estaciones de servicio de la Franquicia PEMEX", dice la empresa en su informe anual, "esta disminución fue causada por el incremento de la competencia ante la apertura del mercado a particulares".
En resumen, del total de las 12,607 estaciones de servicio que había al cierre del año pasado, 8,593 eran Franquicia PEMEX, en 2,424 de otras marcas se vendía gasolina PEMEX (la mayoría importada) y en las restantes 1,590 se vendía gasolina importada por particulares en gasolineras competidoras de PEMEX.
Entre los particulares destacaban 20 grupos privados que tenían 2,389 permisos, liderando OXXO Gas con 483; Hidrosina con 239, Petro Seven con 235, Mi Gasolina con 155 y Orsan con 154.
La caída de PEMEX ha continuado; al cierre de marzo ya había solo 8,084 gasolineras con su nombre, un 30% menos que al cierre de 2016. Esto sin contar que de entonces a la fecha se han instalado por lo menos otras mil nuevas de particulares.
Por otro lado, las importaciones de gasolina de empresas privadas han crecido consistentemente, en 2017 fueron solo 1.7 mil barriles diarios, en 2018 subieron a 22.7 y el año pasado eran ya 79.6. Con esto su participación en las importaciones de gasolina fue de 0.3% en 2017, 3.7% en 2018 y 13.1% el año pasado. Sigue perdiendo terreno nuestra empresa petrolera este año y en los primeros cuatro meses los privados importaron el 19.7% del total.
La evidencia nos revela que en una competencia abierta es difícil para PEMEX mantener su posición de mercado, mucho más difícil será recuperar el terreno que ha perdido, es más pareciera que la caída va a continuar.
Ante esta situación el Gobierno debe asegurarse que tenga éxito su mayor apuesta, a la que le ha estado destinando cantidades millonarias de los recursos de todos, que PEMEX regrese a sus días de gloria. No vaya a ser que de nada le sirva producir más gasolina si no va a haber quien se la compre. Por eso pareciera lógico que actúe contra sus competidores.
A FORTALECER LA EMPRESA DE TODOS
La semana pasada la American Petroleum Institute (API) hizo pública una carta enviada el viernes 11 de junio a los secretarios de Estado, Energía y Comercio así como al representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, donde se queja del trato del actual gobierno de México a los competidores de PEMEX en el mercado de las gasolineras.
"Para nuestra industria, el éxito del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) está fundado en el marco que permite el continuo flujo comercial y de inversiones de capital en energía entre las 3 mayores economías norteamericanas", señala la carta.
"Sin embargo, nos preocupa que las acciones recientes tomadas por el gobierno de México quebrantan este marco y discriminan a los inversionistas de Estados Unidos de América en violación a acuerdos que México aceptó en ambos, TLCAN y T-MEC".
La carta incluye un anexo con ejemplos de discriminación del gobierno de México contra compañías miembro de la API:

- Se enfrentan dificultades crecientes para conseguir aprobación de permisos para nuevas estaciones de servicio o para renombrar gasolineras actuales, porque la Comisión Reguladora de Energía (CRE) prolonga procesos administrativos que por regulación están garantizados en 90 días. Además, también solicita información adicional que no está establecida en las regulaciones, hasta el grado de negar dichos permisos después de varios retrasos.

- Profeco ha estado clausurado bombas en gasolineras por infracciones menores o inexistentes de bombas, fiabilidad de mangueras y por mediciones exactas. También ha conducido inspecciones de rutina con presencia coercitiva de la guardia nacional. 

- Mientras que los importadores de combustible deben cumplir con normas regulatorias en los combustibles (por ejemplo: diesel de bajo azufre y presión de vapor de gasolina de verano), a PEMEX le retiran esa obligación.

- La CRE anuló una Regulación de Precios Asimétricos que limitaba el poder monopólico de PEMEX hasta que su participación de mercado cayera al 70%, esto permite a PEMEX bajar los precios por abajo del mercado de sus competidores extranjeros. La CRE eliminó la regulación cuando aún tenía el 90% del mercado.

- Las empresas que importan combustibles de refinerías en Estados Unidos están experimentando, por parte de la Secretaría de Energía retrasos, rechazos y/o restricciones en la emisión de permisos para importar gasolina y diesel.

- Empresas que están construyendo una terminal de Gas Natural Líquido y otra terminal de almacenamiento para productos refinados, están experimentando retrasos significativos para permisos del Gobierno federal, que han provocado que se detenga la construcción de esas inversiones.

- A partir de julio 1 el Gobierno de México exige un mínimo de almacenamiento de combustible de 5 días a las gasolineras. El problema es que PEMEX es dueña y opera la mayoría de la capacidad de almacenamiento certificada, ya que algunos de los otros participantes en la industria no han podido construir nuevas instalaciones de almacenamiento debido a retrasos injustificados en la obtención de los permisos requeridos.

Sin duda, no podemos criticar a nuestro líder, su estrategia es la correcta: la mejor manera de garantizar el éxito de un negocio es aniquilando a la competencia y más mejor si ese negocio es esencial, tienes garantizada la clientela. ¡Vivan los monopolios!, de gobierno, claro.
¡Hasta la próxima semana!
ecrespo@mobilnews.mx


« El Porvenir »