Opinión Editorial


Coronavirus y la disputa política


Publicación:31-03-2020
version androidversion iphone

++--

Resulta fundamental la participación de la sociedad en las medidas de contención y mitigación de la epidemia, para evitar el colapso del sistema

El anuncio oficial de la fase dos de la transmisión del Covid-19, obliga a concentrar esfuerzos de la sociedad y a unificar la política sanitaria, bajo la rectoría de la Secretaría de salud federal, superando los intereses políticos y económicos de los gobiernos estatales y municipales, cancelando las pugnas partidarias y frenando las pretensiones empresariales de lucro excesivo.

Resulta fundamental la participación de la sociedad en las medidas de contención y mitigación de la epidemia, para evitar el colapso del sistema de salud y la afectación severa a la maltrecha economía del país. A la par es indispensable frenar la desinformación, el manejo tendencioso y la alteración de datos.

Hoy la manipulación informativa ha provocado el pánico en miles de personas generando ansiedad, depresión y angustia. El manejo tendencioso de la información al pretender equipararnos con Italia con más de 74 mil casos y España con cerca de 49 mil, con tasas de letalidad del doble que China, cuando México apenas rebasa los 400 casos, resulta perverso e inmoral.

Se debe detener la visión catastrofista de la pandemia, la estrategia epidemiológica del gobierno federal ha sido exitosa, así lo demuestran los datos del 25 de marzo donde México tiene menos casos confirmados que Canadá, EU, Brasil, Colombia y Argentina. Descalificar la información oficial porque no se generaliza la aplicación de análisis de laboratorio muestra un insano juicio de rechazo al gobierno.

La actual pandemia ha puesto de manifiesto el fracaso a nivel mundial de las políticas neoliberales en salud y el alto costo del desmantelamiento de los servicios públicos, particularmente de la medicina preventiva, la epidemiología y la medicina social, que en México se ha sostenido a pesar de las políticas privatizadoras. También ha mostrado la incapacidad de la OMS para actuar preventivamente. La carencia de vigilancia y filtros sanitarios en aeropuertos, trenes y transportes masivos explican la propagación por 197 países, con más de 18 mil muertos.

Para salir de esta emergencia es fundamental tener un diagnóstico preciso de las causas y la recurrencia de estas crisis sanitarias, que como las económicas, se acompañan con efectos devastadores a la vida de los pueblos del mundo. Se requiere 1) transformar el sistema de salud orientado a administrar las enfermedades, por un modelo que privilegie la prevención, el cuidado de la salud pública y que atienda los determinantes sociales y económicos para la salud individual y colectiva; 2) fortalecer los servicios públicos con la profesionalización del personal necesario en los servicios médicos; 3) la recuperación de la capacidad productiva de las vacunas, reactivos y medicamentos; 4) revertir la mercantilización del derecho a la salud, cancelando la subrogación y concesionamiento de auxiliares de diagnóstico, tratamiento y diversos servicios médicos.

El Día Mundial de la Salud del próximo 7 de abril, ocurrirá con el pico más alto de la pandemia, la OMS tendrá que rendir cuentas. En el caso de México, la Secretaría de Salud y el gobierno federal tendrán que realizar una evaluación del manejo de la epidemia y del incumplimiento de los compromisos del Presidente de diciembre del 2018 para el acceso efectivo a los servicios médicos. Ante la pandemia es fundamental que se atienda el brutal rezago en las condiciones laborales y profesionales de los trabajadores de la salud, dotar de uniformes, de alimentación adecuada, reducir las cargas de trabajo, y el material y equipo, es una emergencia para la salud del país.

Correo: caceps@gmail.com



« El Universal »
José Antonio Vital Galicia


Publicaciones del autor