Opinión Columna


Con eso de que los de adelante corren mucho


Publicación:08-11-2020

++--

Ya hay muchos apuntados con miras al 2021

Con eso de que los de adelante corren mucho y los de atrás se quedarán, ya hay muchos apuntados con miras al 2021.
Sin embargo vale señalar, que hasta en cierta forma podría tratarse de una mínima parte de lo que se espera para los comicios.
Por lo que ante el surgimiento de los primeros ''gallos'', no faltan los tiradores de todos los tamaños y pCovartidos políticos.
Sin embargo habrá que esperar la lluvia de tiradores que estarán dispuestos a innovar en lo que será una elección atípica.
Sobre todo, ante el temor de los contagios que mantiene muchas personas resguardados en su casa, para evitar el Covid-19.
Lo que hasta en cierta forma podría volver más atractiva la elección, donde el ingenio y la creatividad no saldrán sobrando.
Así que vaya agarrando asiento, lugar y tabla porque esto se pondrá harto interesante, sino pa'l baile vamos.


Dicen los que dicen que saben, que a pesar de la Pandemia, muchas cosas no han cambiado al interior de los partidos políticos.
Que en algunos de ellos sigue dominando el dedazo y la guerra sucia. Que las zancadillas no podrán eliminarse y ya se palpan mañas.
Tan es así, que los que mandan galleta siguen cerrando círculos y quienes ya pasaron pruebas amargas, urgen apiñarse a la de ya.
Sobre todo porque advierten que de ese modo podrán estar fortalecidos y no quedarse sin nada entre sus manos.
Y, si no lo quiere creer basta con darle una miradita a los distintos partidos políticos, donde la raza ya tantea el agua.


Con las elecciones a nivel nacional de Morena y con el autodescarte de Tatiana Clouthier por la gubernatura de Nuevo León se incrementan los movimientos a discreción.
Por lo que vale ver que traen en el morral, quienes encabezan el movimiento local y que urgen avanzar en el reparto de posiciones, porque temen les habrán de comer el mandado.
Tan es así, que en las reuniones ''espontáneas'' de quienes buscan mantenerse o agregarse al erario, hay tiradores para muchos de los cargos que habrán de disputarse el 2021.
Y, que en varios de los casos, ya hay quienes dicen tener definidas sus aspiraciones, como una forma de separar espacios cuando las aguas podrán tener de todo, menos calma.
Y, si Tatiana aventó la toalla antes del tiempo que muchos esperaban, quienes eran sus fieles seguidores ya buscan definir proyectos para no quedarse bailando las calmadas.
Al tiempo que se afirma que, la hija del querido Manuel J. Clouthier, quien ya le hizo el feo a un cargo en el gabinete de AMLO, ya trae otra oferta bajo el brazo por el rumbo de la SEP.


Después de éste fin de semana y los que siguen, puede apostar doble contra sencillo que el comité de evaluación de Salud en NL traerá a más de dos con el Jesús en la boca.
Sobre todo, porque el tema de los contagios del Coronavirus, los fallecimientos, los hospitalizados y demás, son cuestiones que no dejarán de robar la atención.
Que el asunto no es para olvidar de la noche a la mañana, sino todo lo contrario, dado que según especialistas, seguirá causando estragos y frenando la economía.
Pero que el temor y preocupación de las autoridades que continúan ajustando estrategias, se acentuará con nuevas restricciones que serán inevitables por su inercia.
Y, si a eso se le agrega el término de las clases vía Internet, con los estudiantes sin entretenimiento, podría detonar en nuevas presiones por salir de casa.
SI por ahora están sujetos a los horarios de enseñanza vía electrónica, ya podrá imaginarse cómo se pondrán las cosas, cuando lleguen vacaciones.


Los casos de violencia familiar reportados hasta ahora podrían podrían ser de los más altos en lo que va del año, a semanas de pasar al 2021.
Desde luego se habla de cifras nada envidiables y que posesionan a Nuevo León en los primeros lugares a nivel nacional, sin freno aparente.
Lo peor del caso es, que según estudiosos, vienen las fechas en que la violencia en el hogar suele presentar un importante incremento en sus números. Ahí se la dejamos.



« Columna En Voz Baja »