##ctrlhtmlheadnotanoticia##
##ctrlheader##

Opinión Editorial


Como Sócrates


Publicación:28-07-2022
version androidversion iphone

++--

Conforme hemos visto el desarrollo de los trabajos de Agua y Drenaje en Nuevo León, podemos afirmar lo mismo. Nosotros sólo sabemos, que no sabemos nada

“Yo solo sé, que no sé nada”, está es una de las frases más famosas de Sócrates, un filósofo de la antigua Grecia.

Todos al llegar a un trabajo podemos tener errores y por supuesto entramos en una curva de aprendizaje, al iniciar la humildad es necesaria y aceptar que debemos aprender de las personas más experimentadas del lugar. En cambio, pecar de soberbia no nos permite aprender y nos aleja de quienes conocen de los temas.

Conforme hemos visto el desarrollo de los trabajos de Agua y Drenaje en Nuevo León, podemos afirmar lo mismo. Nosotros sólo sabemos, que no sabemos nada.

Cómo diputada local he recibido al igual que la ciudadanía información oficial que días después se modifica, lo que nos crea una sensación de incertidumbre y falta de seguridad en el futuro, crea ansiedad y molestia, todas emociones humanas válidas en situación de crisis. Es lamentable que mucha de está información proviene del titular de Agua y Drenaje, Juan Ignacio Barragán.

Al inicio de la crisis en el Congreso se creó una Comisión especial para dar seguimiento al tema del agua, soy parte de esa comisión así que acudí a la primera reunión en las instalaciones de AyD, dónde se nos informó que no se planeaba realizar cortes debido a que el cortar y posteriormente reanudar el servicio podría ocasionar fugas debido a la presión. Días después iniciaron los cortes de agua.

Posteriormente se anunció un programa de Agua para todos, lo que implicaba algún día de la semana sin servicio para algunos municipios, algo similar al “Hoy no circula”. Sin embargo, en algunos municipios no hubo cortes, en otros se equivocaban de día o el agua no regresaba según lo anunciado.

Después, se aumentó a dos días lo que ocasionó más molestia. A la vez se daba a conocer un aumento de tarifa para quienes gastarán más de 10 metros cúbicos.

La cuestión no mejoró, se anunció después un programa diferente con agua todos los días, pero en un horario de 4 a 10 am, que luego se extendió a las 11. Durante todo este tiempo muchas familias y hogares no tenían agua en los días, ni en los horarios anunciados. Se hizo imposible sostener la tranquilidad del estado en está situación por lo que en el Congreso de Nuevo León se solicitó la presencia de Juan Ignacio Barragán al que se le formularon preguntas y algunas no tuvieron respuesta.

El mismo día de la comparecencia se había anunciado, horas antes, la construcción del segundo acueducto desde la presa El Cuchillo, obra que aún no ha iniciado. El 8 de junio, día de la comparecencia le pregunté a Barragán el motivó por el que se aumentó el salario a 122 mil pesos, a lo que me respondió que tenía mis datos incorrectos ya que su sueldo base era de 89 mil más algunas prestaciones. Sin embargo, solo hace falta visitar la página de https://transparencia.nl.gob.mx/nomina/ y escribir su nombre para confirmar que su sueldo es de 122 mil, incluso mayor de lo que gana el gobernador Samuel García que son 111 mil pesos, es decir que el Gobernador gana menos que Barragán.

Otro ejemplo es cuando Barragán dijo contar con permisos de Conagua para tomar agua de algunos ríos, información que después se negó por parte de la institución, del alcalde, de agricultores y se aclaró que en todo caso el agua era de un canal de riego.

Otro dicho de el titular de AyD es que bajó la solicitud de pipas, pero no aclara que el envió de pipas es limitado y a veces niegan el servicio. En algunas colonias no llegan nunca por no ser suficientes casas sin servicio, les piden que sea la colonia cuando no debería faltar el agua en ningún hogar. Tampoco informa que hay días en que las personas que hacen fila ven como se acaba el agua mientras ellos esperan y de nada vale su tiempo.

Hace poco dijo que estábamos a punto de pasar las peores dos semanas y se desdijo días después comentando que lo peor ya había pasado.

La única certeza con Barragán es que no se tiene certeza de nada, la ciudadanía y el resto de las autoridades observamos atónitos el desempeño y la constante variación en la información oficial. Diputados, diputadas y alcaldes hemos hecho solicitudes, exhortos, pronunciamientos, intentamos hacer lo propio; pero seguimos sin poderle ofrecer a la ciudadanía información confiable lo cuál es frustrante. Incluso municipios con alcaldes de oposición han exigido que el agua llegue a sus territorios, ojalá no sea tema de colores.

Está confusión en la información oficial crea una incertidumbre y podría generar espacio para especuladores inmobiliarios, sinceramente espero que no tenga relación con empresarios inmobiliarios. En verdad, espero que nadie se beneficie de esta crisis, aunque sé que si se están organizando foros con información privilegiada y cuyo boleto de entrada cuesta 850 pesos. Ojalá el funcionario Barragán ofrezca también la misma conferencia de forma pública de forma gratuita y sobre todo que no cambie de información pasada una semana.

Podemos hacer muchos exhortos, solicitudes y protestas, pero creo que lo más fácil es que se haga un llamado público a los responsables para que sean más cuidadosos con la información oficial, mas certeros y mas responsables por el bien de nuestras familias. A nadie le gusta que sus funcionarios les mientan, y menos que lo hagan costumbre.



« Jessica Martínez Martínez »
##ctrlfooter## ##ctrlhtmlbodyendnotanoticia##