##ctrlhtmlheadnotanoticia##
##ctrlheader##

Opinión Columna


Columna En Voz Baja


Publicación:26-05-2019
version androidversion iphone

++--

Aunque no faltará quien exija acelerar la solución al tema del transporte urbano en Nuevo León,

Aunque no faltará quien exija acelerar la solución al tema del transporte urbano en Nuevo León, pero por lo visto, esta viaja sin prisa a paso de tortuga.
De lo contrario cómo puede explicar que pasan meses y meses y es fecha en que las autoridades estatales no toman acciones contundentes, apostándole a la negociación.
Mientras que autoridades, organismos y ciudadanos como si estuvieran en cualquier arena de lucha libre, piden acelerar acciones y quieren ''ver sangre'' a la de ya.
Sin embargo, a buen Santo se encomiendan, cuando la autoridad estatal mantiene la amenaza de utilizar el petate del muerto, pidiendo calma a los impacientes.
Lo peor del caso es que los transportistas ya le dieron su desconocida a cientos de usuarios pegándole a la planta productiva y al bolsillo de los primeros.
Por lo que ya hay incluso usuarios que demandan solución al tema, evitando los raspones, porque dicen las salió más caro el caldo que las albóndigas.
Pues tan sólo con unos días del paro camionero y alteración de tarifas, afectaron sus finanzas a grado tal que les salía más caro ir al trabajo que lo que podían ganar.
Así de ese tamaño, por lo que ya sabrá cómo andan quienes urgen de la definición del asunto, con el Jesús en la boca, esperanzados al Bronco, por ejemplo.

Y, ya que hablamos de falta de soluciones, ya hay quienes empiezan a preguntar por el titular de la Agencia Estatal del Transporte.
Pues, es fecha que no se sabe si la AET comandada por Jorge Longoria sacó de circulación o sancionó a algunas de las rutas careras.
El dato desde luego trae de cabeza a más de dos, que están que se frotan las manitas en espera de que el funcionario rinda cuentas.
Por lo que no descarte lo manden llamar al Congreso del estado para sentarlo en el banquillo de los acusados, donde ya es cliente.
Desde luego esto no es garantía de que el buen Jorge salga regañado, si se considera que en su última cita en el legislativo salió bravo.
Es más, tan bravo se puso que quienes pretendían cuestionarlo, casi casi le piden perdón por andarlo molestando. Ah, raza ridícula.

Es cierto que Nuevo León aún figura hasta en cierta forma ''lejos'' de los primeros lugares en torno al tema de la inseguridad, comparado con otros estados en el país, pero hasta en cierta forma sería un razonamiento ridículo.
Sobre todo, cuando todo número rojo, por mínimo que sea no debería ser minimizado, si se considera que la autoridad pese a sus juntas de trabajo diarias, no ha podido evitar se mantengan los delitos de alto impacto en NL.
Vaya y peor las cosas, a sabiendas de que ni con la ayuda de Supermán, en el estado podrían meter freno a quienes delinquen ni mandando traer a los integrantes de la famosa ''Liga de la Justicia'' y uno que otro super héroe extra.
Es más los más pesimistas, dicen y aseguran que con eso de que en las juntas de trabajo hay muchos altos funcionarios ausentes y ni representante mandan, con tantos chistes en las juntas de café jamás se solucionará nada de nada.
Pero quizá lo grave no sea eso, sino que el tema le podría poner los pelos de punta a más de dos, si se considera que ni con la Lámpara de Aladino, ni mandándolo traer a los ''Indestructibles'' se corregirán las cosas.
Por eso estamos cómo estamos, sobre todo, cuando consideramos que con esa seriedad se tratan las cosas entre los altos mandos y quienes toman decisiones en lo que ya se empieza a manejar como el Club de Tobi o las juntas del té.

Dicen que el que calla otorga, y en ese sentido bien se puede señalar que las autoridades estatales siguen haciendo mutis en torno al combate a la contaminación.
Que ya se volvió algo recurrente decretar la alerta ambiental, sin que se conozca sanción alguna contra agentes contaminantes pese a sus graves consecuencias.
Por lo que vale tomar asiento, lugar y tabla porque las autoridades no dan respuesta a muchas de las interrogantes que más que incomodar preocupan por el silencio.
Sin embargo hay que aclarar, que más que preocupante es, que las acciones contra la contaminación se hagan de los dientes para afuera, sin inspectores estatales, ni federales.
Por lo que urgen precisar quien es el palero o de parte de quien está, quien peca por omisión cuando tiene una importante responsabilidad simulando ceguera ambiental.



« Redacción »
##ctrlfooter## ##ctrlhtmlbodyendnotanoticia##