Opinión Columna


Columna En Voz Baja


Publicación:12-05-2019
version androidversion iphone

++--

En materia de transporte público en Nuevo León se puede afirmar que no hay nada escrito, pues la moneda sigue en el aire.

En materia de transporte público en Nuevo León se puede afirmar que no hay nada escrito, pues la moneda sigue en el aire.

Esto a pesar de que ya se celebraron muchas reuniones de quienes buscan aumentar el costo del pasaje y quienes quieren frenarlo.

Por lo que el tira tira sobre el particular se ha vuelto el pan de todos los días, de un tiempo a la fecha, sin concretar nada aún.

Vaya a la fecha el único afectado ha sido el usuario del transporte, que ya pagó los platos rotos no de ahorita, sino de hace tiempo.

Sobre todo porque es sabido que en la entidad se padece de un servicio de mala calidad, deficiente, sucio y caro.

Por lo que aspectos como los señalados en la línea anterior, ha servido de argumento para detener toda intención.

Pero como los transportistas tienen la sartén por el mango, ya le dieron una desconocida a quienes usan de sus servicios.

Y, lo que es peor, con costos muy elevados para el usuario en general a grado tal que exigen a la autoridad concretar soluciones.

Por lo que habrá que ver, en que paran las cosas mañana lunes, cuando los involucrados lleven a cabo la próxima sesión.

 

 

 

Quien sabe cómo se vayan a poner las cosas, pero ante el pretendido aumento camionero, las movilizaciones y las promociones de amparo son también tema importante.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una revisada al amparo que dicen los priistas de Pedro Pablo Treviño tener en sus manos tras promoverlo ante una autoridad federal.

Eso, sin contar que diversos organismos, autoridades y ciudadanos, hacen lo propio para detener legalmente toda clase de incremento por la vía legal.

Pero como esto no ha terminado aún, habrá que estar al pendiente toda vez que los transportistas también tienen sus “ases’’ bajo la manga.

Sobre todo, si no se les concede el aumento amagan con recortar la circulación de algunas rutas y unidades a diversos puntos, lo cual es cosa seria.

 

 

A propósito de amparos vale señalar, que los que sin lugar a dudas pasan un fin de semana bastante cardiaco son los aspirantes a magistrados del Poder Judicial.

Lo anterior porque luego de la eliminación de los aspirantes y la comparecencia de los últimos 12 finalistas, el lunes se sabrá qué pasos seguir por el amparo interpuesto.

Vale recordar, que hay un amparo concedido por una autoridad federal, por lo que la última palabra no se ha dicho, aunque si se adelantó chamba.

La decisión final está casi casi por tomarse, pero no se puede decidir nada por el amparo, aunque dicen los especialistas que es cuestión de tiempo.

 

 

Quien sabe cómo estarán las cosas al interior del palacio de gobierno, que hay un par de cosas que llaman poderosamente la atención.

Que en materia de seguridad el gobernador Jaime Rodríguez y el jefe policiaco Aldo Fasci afirman que los alcaldes no acuden a las reuniones de seguridad.

El dato es más que preocupante si se toma en cuenta que las estadísticas en materia de inseguridad no son nada envidiable y no hay municipio que se salve.

Pero eso no es todo, pues con ello se podría entender porque están las cosas como hasta aho-ra, con una autoridad rebasada y sin la coordina-ción deseada.

Y, si a eso le agregamos que en materia de transporte las cosas andan más o menos por el mismo rumbo, en este caso el asunto es muuuy distinto.

 

 

Si en los próximos días o mejor dicho, en las próximas horas ve a las autoridades estatales y municipales más ocupadas que antes, le diremos una de las causas.

Se trata de los preparativos y los arreglos para hacerle la fiesta a los trabajadores del gis, quienes como diría la raza, no perdona.

Por lo que ya hay quienes amagan con echarle toooda la carne al asador o lo que es lo mismo echar literalmente la casa por la ventana.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una revisada al asunto cuando los maestros saldrán ganónes porque tendrán fiestas de a montón.

Y, lo que es mejor, a los profes a parte del agasajo alimenticio se le rifarán carros, casas y hasta artículos de línea blanca y efectivo.

Pero como no nos gusta el chisme hasta ahí le cortamos, por lo que habrá que ver, quien es la autoridad que se lleva el aplauso.

 

 



« Redacción »