Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Columna En Voz Baja


Publicación:10-03-2019
version androidversion iphone

++--

Independientemente de los motivos y razones por las que los diputados locales aprobaron la ley antiaborto, las inconformidades crecen.

Independientemente de los motivos y razones por las que los diputados locales aprobaron la ley antiaborto, las inconformidades crecen.

Y, a decir verdad, la protesta observada para manifestarse contra dicha medida, causó la reflexión de propios y extraños.

Especialmente, porque en un abrir y cerrar de ojos, cientos de personas tomaron las calles del primer cuadro de la ciudad.

Convocados por redes sociales y demás, los quejosos apiñaron un número de personas bastante respetable.

Y, por si quedara alguna duda, los manifestantes dejaron en claro sus demandas a coro, señalando datos precisos.

Como por ejemplo, que sobre “mi cuerpo decido yo’’ y el tema de los feminicidios que siguen espantosamente a la alza.

Pero como no todo quedará ahí y hay ciertas coincidencias con otros grupos y sectores, esto amaga con extenderse.

Y, aunque ya llegó el tema a la cámara de senadores, al menos en Nuevo León las presiones seguirán siendo puntuales.

 

 

 

Mientras los usuarios del transporte experimentan nuevas formas de llegar a sus destinos, la solución parece avanzar a paso de tortuga o lo que es lo mismo en transporte chatarra.

Y, si no lo cree basta con salir a la calle y apreciar por todos lados, usuarios del transporte empleando toda clase de unidad, aunque no sea oficial, para llegar a su destino.

Por lo que hay quienes viajan colgados como moscas en unidades del transporte y otros más, en vehículos improvisados como taxis piratas sin ninguna marca de control.

Vaya, los taxis oficiales, los Uber y los de otras aplicaciones ya conocidas, se quedan cortos ante autos viejos o camionetas que hacen la labor de las antiguas peceras.

Así que los coches “sardinas’’ ya se pueden ver saliendo al quite, ante el retiro de unidades por incosteables o porque no se ha podido regularizar el servicio pese a las buenas intenciones.

Pero como esto sigue en veremos, habrá que tomar asiento, lugar y tabla, porque la solución viene como la canción de la burrita, unos pasos p’a delante y otros para atrás.

 

 

 

Quién sabe si en eso de las soluciones para combatir la inseguridad las autoridades se queden cortas, pues amagan con apretar el paso.

Pero eso no es más que suficiente, si se toma en cuenta que buscarán sacar de circulación hasta los taxis piratas que siguen circulando.

Y, aunque estos taxistas sin registro operan hasta en bases y luigares ya conocidos a ojos vistos, siguen a sus anchas como Juan por su casa.

Lo peor del caso es, que los taxis piratas dan un servicio que no ofrecen taxis oficiales precisamente por lo inseguro de los sectores a los que van.

Y, otro dato por demás interesante, que no tan sólo los taxis piratas son empleados para delinquir, pues en eso podría fallar la autoridad.

Especialmente, si la autoridad mete bajo control a los taxistas piratas que ya hicieron sus propias bases ya conocida incluso por sus usuarios.

Y, que en muchos de los casos, quienes delinquen lo hacen en taxis oficiales, de los verdes y de los blancos muy a pesar de las nuevas medidas de control.

Por lo que en el cierre de pinza y las nuevas disposiciones de la autoridad, habrá que pelar bien el ojo para dar tiros de precisión y no tiros al aire libre.

 

 

Ahora sí el que salió más largo que la Cuaresma es el senador por Nuevo León, Samuel García, ahora reconocido con un Doctorado.

Pues bien, ahora resulta que el joven legislador les guste o no, sigue traspasando fronteras, abarcando más compromisos y seguidores.

Y, si no lo quiere creer le contamos. Ahora el legislador amaga con defender afectados por el cierre de las estancias infantiles fuera de Nuevo León.

Tan es así que ya tiene en sus registros, personas de otras entidades esperanzadas en obtener los beneficios de los apoyos federales.

Por lo que vale seguirle la huella, porque esto seguirá creciendo como reguero de pólvora, sino nada más hay que darle tiempo al tiempo.

 

 



« Redacción »