Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Cien días con AMLO y sin Peña Nieto


Publicación:12-03-2019
version androidversion iphone

++--

Cien días es muy poco para ver resultados, pero es mucho para olvidarnos del que no entregó.

 

Dicen que en política si no haces amarres te ahorcan y este dicho aplica perfectamente al denostado Enrique Peña Nieto, quien su mandato terminó con muchísima más pena que gloria y pasará a la historia como uno de los presidentes más grises de la era moderna y de antaño.


Dejó un país lleno de problemas, empantanado en el fango de la inacción y subejercicios. Una nación llena de vicios que a cada paso que das salpica corrupción, dentro de las secretarías y delegaciones federales huele a podrido y son pocas las que se salvan y están libres de señalamientos hacia sus burócratas.


Con la llegada de López Obrador y haciendo una analogía, poco a poco se va a ir destapando la cloaca de suciedad que sale de las alcantarillas. Así, nos iremos enterando de lo corrompido que fueron muchos funcionarios priistas, que sin el mínimo pudor y recato se hincharon de dinero del pueblo mexicano.
Habrá muchas novedades que posicionarán muy bien a AMLO entre los mexicanos, pero también se enfrenta a un grave problema: los culpables de actos de corrupción deben ser castigados con cárcel, es lo que pide la población y no el perdón al que nos está acostumbrando nuestro actual presidente.


La imagen de un político es una rueda de la fortuna, donde un día por una acción acertada se colocarán en lo más alto de los índices de popularidad, pero si se equivocan se van a lo más profundo del rechazo popular.


De manera paulatina, nos iremos acostumbrando a la forma popular de gobernar del morenista con sus programas sociales en beneficio de los que menos tienen.


Son muchos los detractores y opositores a este sistema extremadamente radical a los anteriores sexenios.


¿Entregarán buenos resultados al cabo de dos años? Eso solamente lo sabrá el destino, lo que sí es cierto es que López Obrador ha salido avante en este tiempo. Con desatinos y aciertos, pero en las encuestas cuenta con el respaldo de la ciudadanía.


Desde su arribo al poder se ha desatado una lucha encarnizada y cibernética entre su ejército de seguidores en redes sociales contra la tropa antisistema que todo critica automáticamente. A final del día se está imponiendo el sector obradorista.


Tendremos que irnos acostumbrando a una forma de gobernar diametralmente opuesta a la Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, pero si sobrevivimos estos últimos seis años tenemos grandes posibilidades de hacerlo en los próximos años.


Hacer un juicio de valor a estas alturas es una irresponsabilidad, porque se está limpiando la casa del cochambre que dejaron.


Habrá que esperar unos meses más para esperar resultados y si no llegan, entonces sí, críticar y exigir buenas cuentas y si no que empiece a hacer ajustes en sus políticas públicas o remueva de su gabiente a quien no entregue buenas cuentas, que ante el sospechosismo que está inundando al país, empiece a castigar a todos aquellos funcionarios del anterior gobier o como del actual que se vean envueltos en actos de corrupción o que pongan en entredicho la honorabilidad y respeto de las instituciones, esas a las que tanto defendió Andres Manuel en su historia política.


En fin, nos guste o no el estilo del tabasqueño se tendrá que respetar la decisión de los mexicanos y ver si estaremos mejor o mebos mal que los últimos tiempos.


Cien días es muy poco para ver resultados, pero es mucho para olvidarnos del que no entregó.



« Redacción »
Efrén Jiménez Rodríguez

Efrén Jiménez Rodríguez


Publicaciones del autor