Opinión Editorial


Cambió la fecha


Publicación:04-09-2020

++--

Ya lo dirán los tiempos electorales. La nueva o la antigua fecha de inicio de precampañas

Zozobra, molestia, inconformidad, entre otros desaguisados, causó entre los interesados y los no tan interesados en la cuestión política, la resolución de que el Trife haya reculado en las fecha propuesta para el inicio de las precampañas electorales. Dijo mi mamá que siempre no, no van a empezar el 10 de noviembre sino hasta el otro año. Si es que no surja  una contra disposición y/o argumento en contra.

La propuesta realizada por diferentes órganos, y la Comisión Estatal Electoral, de modificar la fecha de inicio del proceso electoral en Nuevo León, de que fuera el 10 de noviembre del presente, y no en enero venidero, se hizo con el objetivo de emparejar diversos procesos y tiempos electorales. Lo cual era una necesidad.

Y todos los acelerados que andan en busca del cargo añorado se empezaron a mover, los diputados y alcaldes que ya ocupan la silla respectiva quieren seguirla utilizando mediante la reelección, para la cual ya estaban más que anotados, y quienes están trabajando en el actual gobierno estatal y en los gobiernos municipales, se encontraban redactando su renuncia para brincar a una candidatura.

      Pero la decisión del Trife los apaciguó. ¿Y ahora? No se sabe. Falta que se interponga un recurso para que se acepten las fechas nuevas ya aceptadas. Y se sustituya la fecha de los procesos anteriores. Pero no se sabe. Aún es muy pronto para saberlo.  

      ¿Qué va a pasar? He ahí el detalle mayúsculo. Lo cierto es que muchos funcionarios gubernamentales y municipales ya están decididos a abandonar el arpa en noviembre, para seguir con sus legítimas aspiraciones. Y las suplencias abundarán. Lo más seguro es que haya muchos y muchas encargados de despacho. Pues el sexenio bronco ya tiene pocos meses de vida.

      Lo cierto es que de una u otra forma el proceso electoral venidero se llevará a cabo en medio de la pandemia del coronavirus. Y eso puede ocasionar riesgos graves que afectan el proceso y sobre todo la legitimidad del mismo. Estudios de aproximaciones refieren que el abstencionismo será la nota sobresaliente. El electorado está muy castigado a causa de la pandemia y las medidas de control y prevención, y buena parte está enferma y otra en recuperación. De tal manera que la ausencia a las urnas es una posibilidad concreta. 

Por otra parte, en este contexto, qué ofrecerán los candidatos a la población. ¿Mentiras, promesas, medicamentos, empleo, educación on line, dinero para curaciones? No se puede repetir el viejo modelo de las campañas. No se puede repetir porque la gente está en otro contexto. La pandemia ha abierto los ojos de los electores que están más avispados y saben quién actuó bien y quién no en el contexto de la pandemia. De tal manera que si la gente sale a votar, votará por el que estuvo más próximo. 

Si el abstencionismo es alto, el ganador no será legítimo. No se puede gobernar con un promedio de 20 por ciento de votación. No es representativo de la voluntad del pueblo. 

Ya lo dirán los tiempos electorales. La nueva o la antigua fecha de inicio de precampañas.



« El Porvenir »