Opinión Columna


Asusta ...


Publicación:02-08-2020

++--

De ahí los llamados constantes a no bajar la guardia, de usar el cubrebocas, porque eso nos puede salvar

Asusta que día a día, las historias ligadas al coronavirus en Nuevo León se escriban con tristes episodios.
Que el mes de julio haya sido quizá el de mayor número por los casos de mortandad reportados a la fecha.
Y, que aún así, pese al refresco de los planes y estrategias de Salud estatal se diga que Agosto será peor.
Desde luego, el dato preocupa cuando en vez de alertar a la población para que no baje la guardia, pasa lo contrario.
Que continúe como Juan por su casa la movilidad de personas sin necesidad de andar en la calle, como dicen de paseo.
Que haya una indiferencia rampante al hecho de que el virus es muy contagioso y hasta puede ser mortal.
Y, que por esa razón la reactivación no avance y que se quede entrincada, con riesgo de retroceder si así sigue.
De ahí los llamados constantes a no bajar la guardia, de usar el cubrebocas, porque eso nos puede salvar.

 

Ayer, personas de buena voluntad hicieron circular un escrito en redes sociales que se pide hacer llegar a más personas, para que hoy nadie salga de su casa.
Que como una forma de aligerar la carga laboral, de estrés, de preocupación y demás a los doctores que luchan contra el Covid-19, busquen bajar la movilidad.
Que esto sería un gran alivio si la medida causa efecto a nivel nacional y se adelgaza la ocupación hospitalaria, porque esto va para largo.
Pero sobre todo, cuando el material humano, los que están en la primera línea de batalla en todos sus niveles, en ocasiones ni a sus casas retornan.
En especial por quienes tienen en el deber, su primera meta que es la de salvar vidas exponiendo la suya y que afirman es justo, apoyarlos de esa manera.


Sorprende que en medio de una lucha constante contra los contagios del coronavirus, empresarios de negocios no necesarios desafíen a las autoridades.
Y, aunque Salud de Nuevo Léon, hasta el día de ayer había aplicado una multa de 500 mil pesos a un bar, Manuel de la O Cavazos dice que van por más.
Que ya es intolerable que las autoridades luchen a brazo partido con la sociedad y haya una parte que busque hacer su agosto ante todo riesgo de contagio.
Por lo que ayer el funcionario estatal fue más que enfático con la medid aplicada y sentenció, que van a la caza de fiestas de cualquier calibre.
Que la urgencia de frenar la propagación es más que en serio y que hay sectores de la población que siguen sin adoptar las medidas de sanidad ni sana distancia.
Por lo que advierte trabajos coordinados con cuerpos policiacos para atender cualquier llamado, con el respaldo de las autoridades municipales.
De tal manera, habrá que ver si su amenaza surge efecto y sobre todo, saber cuál es el saldo de la ''cacería'' de fiesteros que siguen calentando las cifras.


Quienes coincidieron en su vuelo de a ciudad de México a Monterrey con la alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores dicen que la vieron muy contenta.
Que voló en compañía de su esposo Abel Guerra y un grupo de personas, que a decir verdad en la aeronave, la dama se llevó las palmas.
Desde luego hubo quienes aprovecharon para tomarse la foto de recuerdo o bien, como se dice ahora, la selffie con la presidenta de Escobedo.
Hubo hipótesis de todos tipos y calibres dada la felicidad de Clara, pues en próximos días AMLO estará de visita en Monterrey y pisará Escobedo.
Pero sobre todo, de aquellos futuristas que se atrevieron a asegurar, que quizá Andrés Manuel López Obrador venga a darle el espaldarazo.
Como no nos gusta el chisme ahí le cortamos, pero sí podemos adelantarle que en Morena dicen que su candidatura a la gubernatura será una mujer.


Quieran o no, las alertar emitidas por las autoridades estatales de Protección Civil jamás salen sobrando.
Sin embargo, también hay que decirlo, en sus últimas emisiones han andado con la brújula descompuesta.
Pues al alertar sobre el riesgo ante las posibles lluvias, hasta pareciera el destino les hizo una mala jugada.
Pero si se aplica el criterio de que más vale prevenir que lamentar, la verdad todo aviso no estorba.


« El Porvenir »