Opinión Columna


Antesala del dragón


Publicación:13-02-2020

++--

La reciente renuncia de Clara Luz Flores al PRI ha soltado una andanada de especulaciones, escenarios alfombrados o raídos

 Si ahorita, a un mes y medio del nuevo año, se empieza a mover la cola el dragón político, después de semana santa, como lo mandan los tiempos no escritos, el dragón se moverá todo: arrojará lenguas de fuego que incinerará las promesas hechas, las alianzas soterradas o no, los puestos actuales. Y fluirán manantiales de dinero cuya procedencia puede ser clara u oscura.

La reciente renuncia de Clara Luz Flores al PRI ha soltado una andanada de especulaciones, escenarios alfombrados o raídos, planes escritos en el hielo y movimiento de posiciones políticas. Hasta quienes dicen pertenecer a movimientos democráticos, ciudadanos, sociales, se han encarrilado hacia ese destino en busca no de servir sino de servirse. De alcanzar algo.

Por supuesto, la posición de la alcaldesa de Escobedo ahora independiente es más endeble que un poste de la CFE: carece de ideología y de pudor político. Dícese que renuncia porque pretende la nominación de la candidatura a la gubernatura por Morena, el partido fundado por AMLO precisamente para desafanarse de los oportunistas y acomodaticios políticos. Es increíble: Clara Luz no comparte la ideología de Morena, no está en la rúa de la cuarta transformación del país y no tiene vocación democrática e incluyente. Es más, ni siquiera tiene o tenía ideología priísta (si el PRI tenía ideología) porque si así fuere no hubiera renunciado al partido del cual se ha servido.       

Desde luego que atrás de Clara Luz se encuentra agazapado a veces sí y a veces también el siniestro Abel Guerra, cuyo mérito político es pelearse con el gobernador en turno, así lo hizo con José Natividad González Parás por la torre administrativa, con Rodrigo Medina por cuentas no muy tersas y actualmente con Jaime Rodríguez Calderón por asuntos del transporte.

Y después de octubre, conforme al calendario definido por la Comisión Estatal Electoral, los cargos de elección popular quedarán huecos, entrarán los suplentes, con la posibilidad de que un diputado se pueda reelegir. O cambiar de partido como se cambia de gorra, o incrustarse en una campaña más amplia.

En este contexto Samuel García, senador por Movimiento Ciudadano, tiene meses en precampaña: su método fue atacar al gobernador el estado para lograr popularidad y notas en los medios de comunicación. A todas luces será el candidato de ese partido a la gubernatura, pero no a todas luces puede ganar. 

Los demócratas, los ciudadanos organizados, la población de amplios sectores del estado, desean que sea Tatiana Clouthier la candidata a la gubernatura por Morena. Tatiana es una mujer congruente, democrática, con experiencia en organizaciones ciudadanas, con legado de cargos de elección popular y una fiel convencida de la necesidad de llevar a final feliz la cuarta transformación del país.

Ojalá que el dragón de la política no la queme.



« El Porvenir »