Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Aldo Fasci


Publicación:05-01-2019
version androidversion iphone

++--

Ya era tarde cuando a través de las redes sociales circulaba la presunta renuncia de Aldo Fasci como jefe policiaco solicitada al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.

  Quien sabe qué tan real fue eso, pues hasta hartos detalles se daban sobre los motivos reales de la petición de Fasci, a quien en cierta forma le ha tocado bailar con la más fea.

   Sobre todo, porque para nadie resulta agradable cargar con el paquete del nada envidiable cargo de Fasci y mucho menos, con las enormes broncas que generan los picos a causa de la inseguridad.

   En especial por aquello de las complicidades de quienes prestando sus servicios para el bien, se encargan de ser parte del mal, por la que el funcionario metió tijera sin temblarle la mano.

  Pero ahora, ya una vez que se reitera el respaldo total y absoluto del Bronco gobernador, no es necesario darle el beneficio de la duda, cuando se ve que las cosas van más que en serio.

   Porque si antes se detectaron las complicidades y no se hizo nada, ahora con Fasci al frente de la limpia anunciada con bombo y platillo, habrás qué ver hacia donde apunta el corte.

 

 

   Los que de plano andan más severos que los jueces de los concursos televisivos del momento de baile o de canto, son los representantes de las famosas Ong’s.

  En especial aquellos que de una u otra se han manifestado en contra de las nuevas tarifas ca- mioneras que aún se desconocen y que se espera afloren en cualquier momento.

  Es así que ya traen un montón de dardos envenenados para lanzarle al inquilino principal de palacio de Cantera, a quien acusan de respon-sable de las mismas y otras cosas más.

  Y, si no hay cambio de última hora, como prueba de su rechazo a la medida anunciada, hoy habrán de echarle montón, manifestándose masivamente en Palacio de Gobierno.

  Desde luego el asunto genera ciertas dudas ante el temor de que el tema se salga de control, por lo que vale la pena parar las antenitas, por aquello de que la sangre llegue al río.

 

 

   Pero mientras sean peras o manzanas, de go-bierno del estado ya hicieron lo que Pilatos, “la- varse las manos” y exigieron la presencia de observadores de los derechos humanos.

  Tan es así, que ante cualquier escenario hostil, las autoridades estatales advierten que no tole-rarán actos vandálicos como aquella noche del 2017 en que destrozaron históricos vitrales del inmueble.

  Y, aunque se anuncia que los uniformados estarán desarmados para evitar cualquier mal entendido, sí contarán con la protección necesaria “por si las moscas”.

  Aunado a ello, se suspenderá el funcionamiento de la pista de hielo a fin de salvaguardar la seguridad de los potenciales patinadores, en caso de que “arda Troya”.

 

 

  Al que ya se le está poniendo negro el panorama y le sigue lloviendo metralla en su contra es al aún coordinador de Morena en el Congreso del Estado.

   Lo anterior, porque a raíz de la aprobación del presupuesto 2019 y sus impuestos vehiculares, ya hay quienes advierten que a Ramiro González simplemente se lo “chamaquearon’’.

   Por lo que ahora que se le “durmió’’, ya hay quienes se ponen muy exigentes y hasta demandan cantarle las golondrinas de su cargo.

  Y, si no lo cree basta con darle una revisadita a las redes sociales, donde los calificativos son muchos y muy variados, pero mejor ahí le cortamos.

 

 

   En Monterrey, se trabaja a tambor batiente en la transición rumbo al Cambio de Poderes si no sucede otra cosa, muchos de los ahora ex funcionarios empleados en la gestión de Adrián de la Garza podrían ser reciclados.

   Claro, dicen los que dicen que saben, que del mismo modo no todos pueden cantar victoria, pues también habrá aquellos a los que les harán el feo.

   Por lo que vale mantenerse muy atentos de lo que suceda en caso de que las cosas continúan a cómo van, sin olvidar que hay impugnaciones pendientes.

   Pero como las autoridades que ya traen su cons tancia de mayoría en la bolsa no quieren perder el tiempo, ya arman los cuadros.

  Desde luego, primero lo primero, antes de co-rrer, pues realizan los trabajos de transición y luego, lo que sigue para entrar de lleno.

  Así que habrá qué ver a quien le toca la lotería del tigre, de esa donde les dan las gracias y que nadie quiere ser el “afortunado’’.



« Redacción »