Nacional Educación


Tras obtener un amparo, Michel aún espera un televisor

Tras obtener un amparo, Michel aún espera un televisor


Publicación:04-10-2020
++--

La juez publicó su acuerdo en versión original y de lectura fácil para que Michel entienda de qué se trata el amparo.

CIUDAD DE MÉXICO.- Michel tiene apenas siete años, a su corta edad ya enfrenta la desigualdad ocasionada por la falta de recursos económicos para que su mamá la inscriba en una escuela y consiga una televisión que le permita tomar clases y continuar con su educación.
A través de una organización de la sociedad civil, Antonia Zavalija Segura, mamá de Michel logró tramitar un amparo en el que la juez Octavo de Distrito en el estado de San Luis Potosí ordenó a la Secretaría de Educación estatal darle una televisión a la niña para que pueda tomar sus clases y a la escuela Primaria Graciano Sánchez, en Soledad de Graciano Sánchez, que le permitan inscribir a Michel en segundo año, grado que le corresponde cursar, o que la canalicen a otra institución.
En entrevista con EL UNIVERSAL, Antonia Zavalija explicó que a Michel le gusta mucho la escuela, pero con la cancelación de clases presenciales por la pandemia del Covid-19 la niña ya está ansiosa porque extraña a sus amiguitos y sus actividades en la escuela.
"Dice que ya está aburrida y quiere ver ya a sus amigos", contó.
A pesar de que en casa de Michel no hay televisión para que pueda tomar clases, cuando inició el periodo de inscripciones para el nuevo ciclo escolar, Antonia intentó inscribir a la niña al segundo año de primaria pero en la escuela le exigieron el pago de una cuota de 750 pesos.
Antonia no pudo pagar la cuota debido a que trabaja tres veces a la semana como empleada doméstica y por día obtiene 200 pesos, es decir, que semanalmente gana 600 pesos con los que mantiene a Michel y sus dos hermanos de 19 años, que tiene una discapacidad y de tres años de edad.
"La cuota me dijeron que es para la inscripción de la niña pero les dije que no tenía dinero porque en ese momento no tenía trabajo.
"Ahorita trabajo tres días a la semana de doméstica en una casa ya tengo muchos años separada del papá de Michel y él no nos ayuda en nada", detalló.
Aunque la hija mayor de Antonia tiene ya 20 años y trabaja, la señora no tuvo posibilidad de pagar ni la inscripción de Michel ni una tele para que tome sus clases.
La casa de Michel tiene tres cuartos y además de su mamá y sus tres hermanos viven con ella sus abuelos, por lo que los gastos de la familia son extensos.
Por ello, cuando Antonia le explicó a Michel que la juez Octavo de Distrito ordenó a las autoridades darle una tele y dejar que la inscribieran al segundo año de primaria, la niña se puso contenta.
"Ella ya sabe y ya quiere que le den su tele porque ya se siente ansiosa de que todavía no sabe leer bien y dice que está bien atrasada y me dice que ¿pos cuándo?, ella está contenta", afirmó Antonia.
Al cierre de esta edición, las autoridades escolares no se habían puesto en contacto con la familia de Michel.
La juez publicó su acuerdo en versión original y de lectura fácil para que Michel entienda de qué se trata el amparo.
"Yo debo proteger y cuidar que tus derechos se cumplan, por eso, si algo debe detenerse son los contagios de la enfermedad llamada Covid-19 pero no tu derecho a la educación", señaló la juez.
"Nosotros tenemos que ordenarle a las autoridades que se encargan de la educación que te reinscriban a segundo de primaria y que te faciliten una televisión para que puedas ver tus clases y seguir aprendiendo".
En su acuerdo ordenó a la escuela explicar por qué no permitieron la inscripción de Michel para el periodo 2020-2021 y realizar un estudio socioeconómico para verificar que, efectivamente, la niña y su familia no cuentan con recursos ni medios para seguir las clases a distancia.
Además, ordenó a las autoridades actualizar a Michel sobre las clases que se ha perdido porque no ha podido ser inscrita en segundo año.


« El Universal »