Nacional Dependencias Federales


Ordenan verificar si obras en Santa Lucía afectan al INAH

Ordenan verificar si obras en Santa Lucía afectan al INAH


Publicación:17-06-2020
++--

El juez Quinto de Distrito en materia Administrativa concedió una suspensión que no frena la construcción del aeropuerto

CIUDAD DE MÉXICO.- Un juez federal ordenó verificar si las obras del Aeropuerto de Santa Lucía pueden afectar el proyecto de investigación que desarrolla el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El juez Quinto de Distrito en materia Administrativa concedió una suspensión que no frena la construcción del aeropuerto, pero ordena proteger y dar prioridad a los vestigios arqueológicos y paleontológicos hallados en Santa Lucía.

En el amparo, el quejoso afirmó que las obras del aeropuerto pueden violar sus derechos humanos de acceso a la cultura y los compromisos internacionales del Estado Mexicano en la materia.

"Se concede la suspensión para el efecto de que el INAH ejecute a cabalidad el proyecto que pretende dar a conocer 20 mil años de historia de la vida en el noroeste de la Cuenca de México, en lo que eran las orillas del lago Xaltocan, y las posibles interacciones de la fauna del pleistoceno tardío con las primeras poblaciones humanas en esa región lacustre que hoy, a través de las obras de infraestructura, desvela una extraordinaria riqueza para la ciencia", señaló el juzgador.

Por ello, ordenó al INAH informar si la construcción del aeropuerto le impide ejecutar su proyecto de investigación y si las obras afectan la "identificación, investigación, recuperación, rescate, protección, restauración, rehabilitación, vigilancia y custodia de los fósiles relacionados con los mamuts encontrados".

Asimismo, el INAH debe delimitar el área de su proyecto de investigación para que las máquinas del aeropuerto destruyan algún vestigio.

En mayo pasado, el INAH reportó el descubrimiento de 132 osamentas de mamut, 19 de seres humanos, restos de animales del pleistoceno, especies menores de aves y peces, y ofrendas prehispánicas e instrumentos de obsidiana con una antigüedad de entre 10 y 20 mil años.



« El Universal »