Nacional Estados


Empaña pandemia 50 aniversario de Cancún

Empaña pandemia 50 aniversario de Cancún
Sin festejos ni fiestas

Publicación:19-04-2020
++--

Cancún es una de las ciudades donde la Federación recomendó tratar como si estuviera en fase 3 de la contingencia sanitaria

Cancún, Quintana Roo.- A un día de celebrar sus 50 años de vida, la pandemia del Covid-19 ha significado para Cancún el más crudo e inesperado aniversario. Con 16 defunciones por coronavirus y 223 casos positivos -frente a las 32 muertes y a los 317 pacientes confirmados en el estado- es una de las ciudades donde la Federación recomendó tratar como si estuviera en fase 3 de la contingencia sanitaria.

Para hacer frente a la contingencia, el gobierno de Quintana Roo instala tres carpas móviles, que sumarán 250 camas al Hospital General Jesús Kumate, que tiene 180. Además, el gobierno federal designó tres hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la ciudad para la atención a pacientes que presenten el virus.

El gobernador Carlos Joaquín y la alcaldesa Mara Lezama aseguran que se cuenta con la infraestructura necesaria para la emergencia. Sin embargo, admiten que, de no acatarse las medidas de sana distancia y de confinamiento, la situación podría rebasar al sistema de Salud.

Lo que no hay son médicos y enfermeras suficientes, por lo que la Secretaría Estatal de Salud (Sesa) lanzó, desde el 10 de abril, una convocatoria para su contratación.

Este 20 de abril, Cancún cumple 50 años, pero el ánimo no da para festejos. La incertidumbre generada por la parálisis del turismo, los despidos masivos y los recortes salariales, sumados al confinamiento que impide a comerciantes informales, freelance, emprendedores y personas que reciben ingresos por trabajos al día, ha deprimido a sus habitantes.

Bonifacio es mesero en un pequeño restaurante instalado en Playa del Niño, en la localidad de Puerto Juárez-Cancún; prácticamente está desempleado, aun cuando el establecimiento esté abierto, pues no hay comensales.

Sus clientes son turistas y pobladores locales que van a esa playa, pero ya no hay actividad. Los pescadores tampoco tienen a quién vender su producto.

Bonifacio y sus compañeros solicitaron a la institución que congelara las colegiaturas o les hiciera algún descuento, pero no tuvieron éxito. De los 3 mil alumnos, 75% piensa darse de baja, al perder sus empleos.

Añade que quizá regrese con su familia a Chiapas, de donde llegó hace cuatro años. Todo depende de lo que suceda en los próximos meses. "Hemos tratado de aguantar y apoyarnos entre todos (…) Muchos siguen trabajando, pero les bajaron el sueldo hasta 60%", añade.

Desplome turístico
Cancún cuenta con 190 hoteles y 37 mil 335 habitaciones. De marzo al 15 de abril cerraron temporalmente 102 centros de hospedaje, lo cual equivale a 29 mil 505 cuartos sin operar.

Hay menos de mil turistas que quedaron varados y se hospedan en hoteles del centro.

Más de 95% de sus restaurantes "bajaron la cortina" y el sector náutico desde el 1 de abril; los bares, casinos, centros nocturnos y discotecas cerraron a partir del 13 de abril, lo que implica la paralización total de la actividad turística que sustenta a sus más de 800 mil habitantes.

A partir de este sábado, el aeropuerto internacional de Cancún sólo opera con una terminal para vuelos comerciales, luego del cierre de las terminales 2 y 3, anunciado por el Grupo Aeroportuario del Sureste, debido a la cancelación de 3 millones de pasajeros y el descenso de más de 7 mil vuelos en los últimos días.

Aunque la terminal 4 sigue abierta, las operaciones han caído estrepitosamente: el viernes sumaron 47, de ellas, 22 fueron llegadas, 18 nacionales y cuatro internacionales.

El contraste es evidente si se comparan esas 47 operaciones, con las 496 del viernes de la tercera semana de marzo y con las 562 del tercer viernes de febrero, cuando hubo 141 vuelos domésticos y 421 extranjeros.

La Semana Santa que no fue
 El principal destino de sol y playa en México perdió la bonanza que traería la Semana Santa.

Su ocupación promedio del 1 al 17 de abril apenas llegó a 4.2%, y el viernes pasado, a 2.7%. En 2019, en el mismo periodo llegaron a Cancún más de 600 mil visitantes, con una ocupación mayor a 80% y una derrama promedio de 400 millones de dólares. Este año, la Secretaría Estatal de Turismo (Sedetur) y su par municipal preveían superar esas cifras, sin sargazo y aprovechando el imán del 50 aniversario.

Los más de 300 eventos programados para el magno festejo se cancelaron o pospusieron y la Policía Quintana Roo mantiene la restricción a la zona hotelera.

En la ciudad y en la zona turística se debe portar un tarjetón especial, que otorga la Secretaría de Seguridad Pública del estado, para poder circular a bordo de vehículo.

Los uniformados patrullan la ciudad para impedir aglomeraciones, han clausurado unos 20 comercios y negocios no esenciales.

También se restringieron los horarios para la venta de bebidas alcohólicas y se debe portar, obligatoriamente, cubrebocas.

Cancún es el primer lugar nacional en disminución de movilidad de transporte público y residencial, pero el segundo con más movilidad por cuestiones laborales, por lo que el gobierno municipal estableció un nuevo esquema de transporte hacia la zona hotelera, que hoy comenzará a funcionar. Así, los ciudadanos que esperaban un año de fiesta, viven un año de restricciones.



« El Universal »