Nacional Presidencia


Directores del SAT eran "llaveritos" de grandes empresarios

Directores del SAT eran llaveritos de grandes empresarios
AMLO.

Publicación:09-06-2020
++--

López Obrador acusó que, en sexenios pasados, los directores del Servicio de Administración Tributaria (SAT) eran "llaveritos" de directivos de grandes empresas

CIUDAD DE MÉXICO, junio 8 (EL UNIVERSAL).- El presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que, en sexenios pasados, los directores del Servicio de Administración Tributaria (SAT) eran "llaveritos" de los directivos de grandes empresas, con quienes se iban de fiestas y a jugar golf, algo que, aseguró, está prohibido bajo su gobierno.

"Los directores del SAT eran como llaveritos de las grandes corporaciones empresariales. Se iban hasta los directivos de las grandes empresas y los de Hacienda, del SAT, a jugar golf, y no es que el golf no sea un buen deporte, pero aquí ya no se permite eso, viajar juntos funcionarios con empresarios, reuniones particulares, fiestas donde conviven grandes empresarios traficantes de influencia con autoridades, eso ya no".

En conferencia de prensa, el titular del Ejecutivo federal aseguró, en referencia a Genero García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, quien se encuentra detenido en Estados Unidos por posible nexos con el narco, que funcionarios federales mantenían relación con bandas de la delincuencia organizada.

"Y lo mismo para la delincuencia común, es igual. Que el secretario de Seguridad Pública, imagínense, que tenga relación con bandas, ¿qué seguridad se puede tener? Entonces, eso está totalmente prohibido en el gobierno nuestro".

Señaló que tiene haber una frontera, "una línea bien clara, bien pintada, autoridad y delincuencia", porque si se mezcla la delincuencia con la autoridad "ya no hay ninguna posibilidad de garantizar la paz y la tranquilidad de los ciudadanos".

"Entonces, nosotros vamos a procurar que nunca se vincule la autoridad con la delincuencia. Esa es una indicación desde el principio a todos los servidores públicos. Nada de estar en acuerdo con las bandas del crimen organizado, tampoco nada de que funcionarios de Hacienda estén de acuerdo o al servicio de los delincuentes de cuello blanco, porque también eso sucedía".




« El Universal »