Nacional Ciudad de México


Cardenal celebra misa en Basílica sin feligreses

Cardenal celebra misa en Basílica sin feligreses
El Cardenal pidió hacer oración por los médicos y enfermeras que están en situación de riesgo en los hospitales y que gracias a su labor reciben atención los enfermos de coronavirus.

Publicación:22-03-2020
++--

Aguiar Retes, agradeció a medios de comunicación las facilidades para llevar la transmisión remota de la Santa Misa a miles de personas.

CIUDAD DE MÉXICO.- En el cuarto domingo de Cuaresma el arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, celebró por primera vez en su historia, la homilía dominical del mediodía en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe sin la presencia de feligreses.


Luego de que por disposición sanitaria se restringiera el acceso a los devotos al recinto a raíz de la pandemia mundial de Covid-19.


Aguiar Retes, agradeció a medios de comunicación las facilidades para llevar la transmisión remota de la Santa Misa a miles de personas que por la emergencia sanitaria no pueden acudir de manera presencial que celebra el cardenal en el templo guadalupano.
En la homilía exhortó a ser solidarios y piadosos durante estos tiempos de pandemia, refirió que muchos cuestionan sobre los motivos que tiene Dios sobre estos momentos, pero que el mensaje detrás de esto, es regresar a hacer una sociedad más fraterna y generosa con quienes nos rodean y conviven para procurar la paz y el bienestar común.
Agregó, que como humanidad hemos perdido el sentido para el cual fuimos creados, dijo, que nos preocupa el presente inmediato sin tener en cuenta el futuro "estamos ciegos al no reconocer nuestra vocación a la trascendencia, nuestro destino a la vida eterna", apuntó el cardenal.


Durante toda la ceremonia el Cardenal usó los protocolos que se habían anunciado previamente, y que además ya son aplicados en todas las parroquias, que van desde transmitir la misa vía remota, el saludo de paz se concede mediante una breve inclinación y la comunión se entrega en las manos a los participantes, además la recolección del diezmo se hace al final de la ceremonia.


El Cardenal pidió hacer oración por los médicos y enfermeras que están en situación de riesgo en los hospitales y que gracias a su labor reciben atención los enfermos de coronavirus.


Cabe, señalar que la basílica de Santa María de Guadalupe es el recinto mariano más grande del mundo y tiene capacidad de recibir a 5 mil personas durante la eucaristía, pero los domingos a mediodía, donde el Arzobispo Primado preside la misa, su capacidad se desborda hasta las 10 mil personas.



« El Universal »