Nacional Estados


Acreditan acoso sexual en la UG

Acreditan acoso sexual en la UG
La oficina del ombudsperson informó que emitió nueve recomendaciones al rector de la UG, Luis Felipe Guerrero Agripino

Publicación:07-03-2020
++--

Los actos de violencia contra la mujer son pluriofensivos a diversos derechos humanos.


LEÓN, Gto.- La Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) acreditó que alumnas y maestras han sido víctimas de acoso sexual y laboral por parte de maestros y directivos de la Universidad de Guanajuato campus León, además de haber sido desatendidas en sus denuncias y sobrevictimizadas por la institución.
En una investigación realizada en el Expediente de Queja 183/18-A, la PDHEG determinó que las autoridades universitarias no salvaguardaron integralmente los derechos humanos de cuatro alumnas, tres docentes y de una defensora de los derechos humanos de las mujeres.
La oficina del ombudsperson informó que emitió nueve recomendaciones al rector de la UG, Luis Felipe Guerrero Agripino, por la violación a los derechos humanos de alumnas y profesoras que denunciaron agresiones sexuales y falta de atención de las autoridades universitarias.
"De las quejas formuladas, se derivan una diversidad de vulneraciones a los derechos de acceso a las mujeres a una vida libre de violencia, en su modalidad de agresión sexual, acoso laboral, omisión en la protección contra la violencia e indebida diligencia para investigar la violencia y la violación al derecho a la seguridad jurídica".
En diversas manifestaciones alumnas de la UG han denunciado el acoso sexual de maestros, acciones legales en su contra y que sean despedidos, lo que en diciembre pasado derivó en el cese y renuncias de algunos académicos.
Los actos de violencia contra la mujer son pluriofensivos a diversos derechos humanos. El acoso sexual y laboral vulnera los derechos humanos de las mujeres, afectando su vida, integridad, libertad, honra y dignidad, estableció.
La PDHEG recomendó a Guerrero Agripino que se realice la investigación para deslindar responsabilidades administrativas, con perspectiva de género y derechos humanos, respecto a la violación al derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en que incurrieron los siguientes servidores públicos:
Juan Antonio Marmolejo García, adscrito a la Procuraduría Universitaria de los Derechos Académicos, y Tonatiuh García Campos, director de la División de Ciencias de la Salud, por omisión en la protección contra la violencia de dos alumnas y una docente. Asimismo, en contra del maestro Carlos Montes de Oca Estrada, por indebida diligencia en agravio de otra alumna.
Pidió al rector que se gestionen las medidas necesarias a efecto de que realice un estudio apropiado de los actos académicos realizados por el profesor Maciste Habacuc Macías Cervantes y una alumna quejosa, previo y posterior a las agresiones sexuales sufridas por ella, para determinar si por el acoso sufrido, se generó un perjuicio en la valoración de su desempeño académico.
Y que se implementen medidas que garanticen que la agraviada durante sus estudios, no tenga contacto alguno con el profesor Macías Cervantes.
Asimismo, que como Presidente de la Comisión de Honor y Justicia de la UG instruya por escrito a todos y cada uno de los integrantes de ese colegiado, para que en lo sucesivo tengan mayor sensibilidad frente al tratamiento brindado a las víctimas.
También que en las acciones de investigación realizadas por la Comisión de Honor y Justicia sean implementadas medidas para optimizar los procedimientos de investigación, procurando la no revictimización de las personas que denuncian asuntos relacionados con violencia de género.
También que se instruya a los profesores y personal directivo adscritos a la División de Ciencias de la Salud y División de Ciencias Sociales y Humanidades, Campus León, para que en lo sucesivo asuman el compromiso de orientar sobre el Protocolo de Atención en Casos de Violencia de Género en la UG.
"Como no se puede cambiar el pasado, el cumplimiento del deber de memoria es, sin duda alguna, no sólo el rescate de una deuda (individual y social) con las víctimas, sino además una medida de garantía de no repetición de las graves violaciones a los derechos humanos".
Por ello durante un año, a partir de la notificación de esta resolución, la UG deberá asentar en todos sus oficios y documentos oficiales la siguiente leyenda: "En la Universidad de Guanajuato, todas y todos, nos comprometemos a garantizar el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia".
A manera de reparación del daño, que la institución brinde atención psicológica a cuatro alumnas víctimas y los familiares directos de ellas que así lo deseen.
En atención a la docente vulnerada, recomendó que se realicen las gestiones pertinentes con el propósito de que se garantice su estabilidad laboral y su derecho a disfrutar un entorno libre de violencia y de irrestricto respeto a sus derechos humanos.
Como reparación colectiva con enfoque transformador, la comunidad educativa que integra la UG deberá realizar una campaña publicitaria que enfatice el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia, además la instauración de políticas públicas, medida necesaria para que el personal académico, directivo y estudiantes conozcan la definición de violencia escolar y laboral en contra de la mujer.


« El Universal »