Monitor Software


Windows será una capa de emulación en Linux

Windows será una capa de emulación en Linux
Así ganará Linux la batalla por el escritorio

Publicación:01-10-2020
++--

Eric S Raymond ha publicado una interesante predicción sobre lo que a su juicio será la última fase de la batalla por el escritorio informático.

El defensor del software de código abierto Eric S Raymond, ha publicado en su blog biblio.org una interesante predicción sobre lo que a su juicio será la última fase de la batalla por el escritorio informático. Su argumento es tremendamente interesante: la convergencia entre Windows y Linux es imparable y Microsoft convertirá Windows en una capa de emulación bajo Linux. Para empezar.

Raymond explica que la mayor parte de los ingresos de Microsoft provienen ahora de su servicio en la nube Azure y no de sus sistemas operativos. «El monopolio de Windows se ha convertido en un espectáculo secundario, con la caída de las ventas de PCs (el único mercado que domina)». En consecuencia, el retorno de la inversión del gasto en desarrollo de Windows está cayendo. A medida que el volumen de ventas de PC continúe cayendo, inevitablemente dejará de ser un centro de ganancias y se convertirá en un lastre para el negocio.

Visto desde un punto de vista de la maximización de beneficios, «esto significa que el desarrollo continuo de Windows es algo que Microsoft preferiría no hacer y en su lugar, sería mejor que invirtieran más capital en Azure», comenta. Tiene sentido porque el servicio en nube de Microsoft ejecuta hoy más instancias de Linux que de Windows. Entonces, si eres un estratega corporativo de Microsoft. ¿Cuál es el camino a seguir para maximizar las ganancias dados todos estos factores? se pregunta.

Windows y Linux, cada vez más cerca

Raymond apoya su argumento en los pasos dados por Microsoft en los últimos años con respecto a Linux. Si el anterior CEO de Microsoft, Steve Ballmer, no mostró el mínimo interés por el Open Source y llegó a calificar a su máximo exponente, Linux, como «un cáncer», desde la llegada de Satya Nadella, la estrategia ha cambiado por completo y ha imprimido un profundo cambio, tanto cultural como práctico y de negocio.

Los ejemplos han sido cuantiosos, pero en lo que interesa en la relación de Windows y Linux hay uno clarísimo que muestra cual puede ser el futuro. Nos referimos al Subsistema Linux para Windows (WSL) recientemente actualizado. Un «Linux dentro de Windows» que ha ido mejorando su potencial y desde una simple capa de compatibilidad hoy ofrece un kernel Linux completo, rápido y potente. Los ingenieros de Microsoft están implementando funciones en el kernel de Linux para mejorar WSL y eso apunta en una dirección técnica fascinante de dónde puede llegar. 

En lugar de emular las API del kernel de Linux en el kernel de NT, WSL 2 ejecuta un kernel Linux completo en una máquina virtual liviana. Este kernel se recortará y se adaptará a este caso de uso particular, con un soporte de hardware reducido (ya que seguirá dependiendo del sistema operativo Windows) y un arranque más rápido. Como el kernel de Linux es de código abierto bajo GPL, la licencia requiere que cualquier modificación hecha al código debe publicarse y estar disponible bajo esa misma licencia.

Bajo ese ejemplo, Raymond cree que Microsoft terminará convirtiendo Windows en una capa de emulación similar a Proton, un sistema que, por ejemplo, permite que los juegos de Windows distribuidos en Steam se ejecuten en Linux. Los juegos son la prueba más exigente de una capa de emulación de Windows, mucho más que el software empresarial. «Es posible que ya estemos en el punto en que una tecnología similar a Proton sea lo suficientemente buena como para ejecutar software empresarial de Windows sobre Linux. Si no, lo estaremos pronto», asegura. 

La emulación solo sería el principio. La capa se volvería más delgada con el tiempo a medida que más soporte llegase a las fuentes principales del kernel. Una inversión que a la larga ahorraría costes en el desarrollo de Windows. «Si crees que esto es una fantasía, piénsalo de nuevo», dice. Una evidencia del plan es que Microsoft ha portado recientemente el navegador web Edge para que se ejecute en Linux. «Y solo tiene sentido si la idea general es liberar el resto del conjunto de utilidades de Windows y en el futuro sin depender incluso de la capa de emulación».

En el paso intermedio de la estrategia de esta convergencia entre Windows y Linux, Microsoft mezclaría aplicaciones nativas con emulación para juegos y otro tipo de software heredado. La necesidad de reducir la complejidad y los costes de la administración y soporte de Azure llevará a Microsoft a dar otro paso en esta convergencia de Windows y Linux.

Finalmente, Windows estará construido bajo un kernel de Linux manteniendo su interfaz de usuario, herramientas internas y aplicaciones de sistema. Los proveedores de software de terceros dejan de enviar binarios de Windows en favor de binarios ELF con una API de Linux pura... «Y Linux ganará la guerra de los escritorios, no al desplazar a Windows, sino por apropiación. Quizás tuvo que ser así siempre», remata Raymond.

Windows y Linux ¿Win to Win?

Interesante. A pesar de los avances de los últimos meses, la cuota de mercado de Linux en el escritorio informático sigue siendo muy reducida frente a su enorme relevancia en otros segmentos de mercado. Y es un gran problema. Incide en un peor soporte de hardware y un menor número de equipos nuevos desde los OEM. También reduce el interés de los grandes proveedores de aplicaciones y de los grandes estudios de juegos. Es la pescadilla que se muerde la cola y conduce a la falta de alternativas.

Tampoco Windows está en su mejor momento. Los fallos en Windows 10 se siguen acumulando en cada actualización y Microsoft no parece tener capacidad para seguir el desarrollo previsto inicialmente de dos versiones mayores anuales. Además, Windows hoy no es la principal fuente de ingresos y la reducción de beneficios por venta de licencias es acusada.

Por otro lado, ya hemos visto el acercamiento de Microsoft a Linux en varios frentes. Ha usado capas de emulación en Windows sobre ARM y Windows 10 X debe ser un avance en estas técnicas. O el Android (Linux en su base) que Microsoft ha usado en el Surface Duo con interfaz, lanzador y apps propias.

En este escenario, ¿Tiene sentido «unir» Windows y Linux? ¿Es posible esa convergencia? Por lo que predice Eric S Raymond sería un Linux en su base y el Windows que conocemos en su capa superior. ¿Es posible eso en un PC? ¿Es posible ejecutar nativamente software Win32 sobre un sistema como el descrito? ¿Y juegos? ¿Y aplicaciones Linux para lograr un sistema redondo? ¿Lograría la capa de emulación un rendimiento similar al de las aplicaciones nativas? ¿Y las licencias. Si se usa el kernel Linux tendría Microsoft que liberar el código de ese Windows?

No cabe duda, sería un gran cambio en Microsoft y en toda la tecnología mundial por la influencia de Windows. Pero persisten muchas dudas y preguntas para el debate. Te invitamos a participar.



« Especial »