Monitor Redes Sociales


Microsoft comprará TikTok si el bloqueo de Trump lo permite...

Microsoft comprará TikTok si el bloqueo de Trump lo permite...
La operación puede camuflarse con inversiones minoritarias de terceros. Ya te contamos.

Publicación:03-08-2020
++--

TikTok está en el ojo del huracán mediático después que Donald Trump anunciara a los periodistas su intención de bloquear el servicio en EUA.

Por «suponer una amenaza para la seguridad nacional». Y todo ello en medio de un supuesto interés de Microsoft para adquirirlo.

TikTok es el nuevo fenómeno en redes sociales. Una aplicación para móviles relativamente reciente (finales de 2016) que permite a los usuarios crear vídeos musicales cortos y compartirlos al mundo. Su éxito ha sido tan rotundo como rápido, ha pulverizado en poco tiempo el número de usuarios de otros servicios tan populares como Instagram y su uso ha aumentado aún más en tiempos de confinamiento por el COVID-19. Solo en Estados Unidos el servicio tiene cerca de 100 millones de usuarios y no para de crecer mes a mes, allí y en todo el mundo.

Trump y TikTok

El servicio es propiedad de la empresa china ByteDance y de aquí derivan los problemas. La Casa Blanca comenzó a vigilar TikTok en 2017 cuando ByteDance adquirió musical.ly por 10.000 millones de dólares, otro servicio similar con fuerte presencia entre los adolescentes de Estados Unidos al que terminó fusionando.

Recientemente, el servicio fue convertido en una plataforma de hacktivismo contra Donald Trump. No gustó nada en la Casa Blanca aunque la iniciativa de reservar entradas para un acto de campaña de Trump y luego no acudir para dejarlo vacío fuera una iniciativa de los usuarios en la que nada tuvo que ver TikTok ni su desarrollador.

La respuesta podría ser de esas ´tipo-trump´: «En lo que respecta a TikTok, lo vamos a prohibir en Estados Unidos», anunció el presidente a bordo del Air Force One. «Tengo esa autoridad. Puedo hacerlo con una orden ejecutiva», aseguró, siguiendo los argumentos del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, que a comienzos de este mes ya dejó entrever que su Gobierno consideraba restringir el acceso a TikTok en Estados Unidos ante los «vínculos con el Partido Comunista Chino» y la posibilidad de que «Pekín estuviera utilizando la red social como un medio para vigilar y distribuir propaganda».

ByteDance ha negado repetidamente cualquier tipo de conexión y cesión de datos y al igual que en el bloqueo a Huawei, no se han presentado pruebas de ningún tipo del supuesto espionaje desde China, pero ha bastado la siempre recurrente «seguridad nacional«.

Cierto es que varias empresas se plantean prohibir su uso a sus empleados y países como India han prohibido su uso, pero el caso TikTok se enmarca en una guerra comercial y estratégica en la que está inmersa el mundo. Por otro lado, Estados Unidos (como Rusia o como China) tienen desde hace décadas ciberejércitos y programas de vigilancia masiva de todo lo que ocurre en el ciberespacio.

Microsoft y TikTok

Como solución final al problema y según cuenta The New York Times, ByteDance habría propuesto reducir a cero su participación en TikTok, abriendo la puerta a que alguna otra empresa sustituya a la firma china en el accionariado. No era la intención inicial, donde ByteDance pretendía mantener algún tipo de participación aún vendiendo el servicio.

La amenaza de Trump puede cambiar la situación y ha dado pie a las especulaciones sobre qué empresas podrían estar interesadas en esta operación. Por supuesto, será un tiburón del sector tecnológico y, para salvar el bloqueo de Trump, preferentemente estadounidense.

Y aquí es donde entra Microsoft, muy interesada en impulsar sus servicios de consumo (en descenso a pesar de Xbox) para contrarrestar su mayor enfoque en los últimos años hacia el mercado profesional. Y qué mejor y más rápido que con la mayor red social del momento.

Dicen desde WSJ que Microsoft estaba en conversaciones con ByteDance para «gastar miles de millones de dólares en la adquisición de TikTok», pero no se había llegado a ningún acuerdo. La amenaza de Trump supondría -sobre el papel- el fin de las negociaciones. Pero, cuidado, porque podría ser precisamente el último empujón para que la operación se produzca.

Relacionar el aspecto de un tipo como Trump con sus políticas es un error. Es difícil no pensar que la recurrente seguridad nacional se usa pensando en estrategias comerciales y estratégicas (véase el 5G). La presión sobre ByteDance va a seguir creciendo y el desenlace puede conocerse en breve. Microsoft (u otro tiburón estadounidense) está hoy más cerca de TikTok.

Por Juan Ranchal



« Especial »