Monitor Más Monitor


IBM quiere un ordenador cuántico de 1.000 qubits en 2023

IBM quiere un ordenador cuántico de 1.000 qubits en 2023
IBM quiere ser el gran dominador de la computación cuántica.

Publicación:16-09-2020
++--

Es lo que se desprende de la hoja de ruta que acaba de publicar y en la que se establecen objetivos de lo más ambiciosos.

El más ambicioso de todos desde luego, su intención declarada de construir una computadora cuántica de más de 1.000 qubits (y entre 10 y 50 qubits lógicos) para finales de 2023. En la actualidad, el ordenador cuántico de IBM es capaz de procesar 65 qubits, por lo que es fácil ver lo enorme del desafío que IBM se plantea superar en tres años.

¿Cómo quiere conseguirlo? En primer lugar la compañía espera lanzar un nuevo procesador cuántico de 127 el año que viene, y un segundo de 433 qubits de cara al año 2022. Para ello, la multinacional está construyendo un nuevo refrigerador (para funcionar correctamente los qubits permanecen a varias decenas de grados bajo cero), capaz de albergar unos procesadores que necesariamente tienen que crecer en tamaño.

Además la empresa necesita desarrollar la tecnología necesaria para conectar varias de estos procesadores entre sí, de modo que pueda construir una arquitectura multi-núcleo similar a la que presentan los procesadores "clásicos" que se equipan hoy en día, lo cual sea dicho, no es precisamente poco.

Dario Gil, responsable del programa de computación cuántica de IBM ha explicado que al publicar esta hoja de ruta que tiene que converger en el desarrollo de un ordenador cuántico a gran escala, tolerante a fallos y realmente funcional, buscan incorporar una metodología agile de desarrollo, en la que con la ayuda de sus propios investigadores pero también la comunidad, puedan superar de forma más eficaz los obstáculos que se presenten.

En este sentido, argumenta que a diferencia de la "guerra" entre empresas tecnológicas en los años 90 o la primera década de los 2000, la industria ha llegado a un punto en que es tal el grado de complejidad que exigen los proyectos, que ninguna compañía puede encararlos de forma individual y en el que abrir las empresas e incluso los proyectos más estratégicos a otras empresas y a la comunidad va a ser cada vez más habitual.

No sería de extrañar que otras empresas que actualmente compiten en la liga por la supremacía cuántica, como pueden ser Microsoft o Google, acabasen uniendo esfuerzos con la propia IBM, toda vez que casi todos los expertos coinciden en señalar que para que la informática cuántica llegue a tener una viabilidad comercial ligeramente equiparable al paradigma actual, aún habrá que esperar como mínimo, dos décadas.

por Rodolfo de Juana



« Especial »