Monitor Gadgets


Google confirma la muerte de Daydream VR

Google confirma la muerte de Daydream VR
A Google se le acabó el amor por la realidad virtual.

Publicación:07-10-2020
++--

Como ha informado la multinacional, Daydream ya no tendrá soporte a partir de su próxima versión de Android, esto es, Android 11.

Tras la buena recepción que tuvo su "experimento" Cardboard VR, la compañía intentó rentabilizar la fiebre por las nuevas experiencias con la presentación en 2016, de Daydream VR, un visor que funcionaba con smartphones de Android.

Cuatro años después, ya no queda prácticamente nada de todo aquello. La tibia recepción que ha tenido Daydream VR en el mercado y la falta de auténticas killer apps, han ido lastrando el desarrollo de una plataforma a la que hoy la compañía le pone punto final.

Como ha informado la multinacional, Daydream ya no tendrá soporte a partir de su próxima versión de Android, esto es, Android 11. Esto no quiere decir que Daydream vaya a dejar de funcionar o al menos, no lo hará de forma inmediata. Si sigues conservando (y utilizando) las gafas de realidad virtual diseñada por Google, podrás seguir conectándote a la plataforma. Sin embargo, la compañía ya no se responsabiliza de corregir los posibles problemas de software que se pueden presentar y por supuesto, no esperes ni contenidos ni aplicaciones nuevas.

Del mismo modo, los desarrolladores externos seguirán teniendo la posibilidad de portar sus aplicaciones a la plataforma, pero no es muy probable que lo sigan haciendo, teniendo en cuenta el anuncio oficial.

Lo cierto es que a medida que han ido pasando los años, la mayoría de los fabricantes se han ido alejando del smartphone como plataforma en la que disfrutar de este tipo de experiencias; de hecho, el pasado mes de marzo era Samsung la que anunciaba que dejaba de comercializar sus gafas de realidad virtual (asociadas a sus teléfonos de alta gama) y cerraba su portal exclusivo de contenidos.

Por otro lado, tanto Oculus como Valve han presentado en los últimos meses dispositivos dedicados (que no necesitan conectarse a un PC), con pantallas que superan en mucho la calidad (tanto en densidad de pixeles como en tasa de refresco) que habitualmente ofrece un smartphone, incluso de muy alta gama, lo que redunda en una mejor experiencia.

Finalmente, no está de más recordar la intensa carga de trabajo que supone para un teléfono móvil trabajar en escenarios de realidad virtual. Tanto es así que incluso utilizando los Pixel más potentes, la experiencia con Daydream estaba lejos de resultar óptima, lags y caída del número de frames contantes cuando la aplicación era particularmente intensa.

 

por

 Rodolfo de Juana



« Especial »