Local Estado


Exhortan a respetar fecha y hora de vacunación

Exhortan a respetar fecha  y hora de vacunación
NL.

Publicación:29-07-2021
++--

Respetar las fechas y horarios para la vacunación anti Covid-19 en Nuevo León, fue lo solicitado por la Brigada Correcaminos a la comunidad neoleonesa

Debido a que mucha gente está acudiendo a municipios en donde no habitan ellos para aplicarse la vacuna, la Brigada Correcaminos hizo un exhorto exhaustivo a la ciudadanía.

Pidió respetarlas fechas y horarios de las convocatorias establecidas para lavacunación en cada municipio.

Esto está ocasionando severos conflictos e impide concluir de manera efectiva el programa llevado a cabo.

Entre otras cosas afecta en la inmunización destinadaal grupo etario que le corresponde a cada municipio, al tratar derecibir una vacuna destinada a otra persona.

Además de provocaraglomeraciones que trastocan la logística de cada jornada devacunación.

Los ciudadanos que más han incurrido en este tipo de situaciones, son los que habitan en la ciudad de Monterrey, por eso el llamado fue principalmente para ellos.

"Se pide de la manera más atenta a la población delmunicipio de Monterrey, esperar las fechas de vacunación y se lesreitera que su dosis está garantizada y su esquema se encuentra entiempo y forma para ser concluido próximamente".

"La Brigada Correcaminos trabaja a marchas forzadas para que elesquema de vacunación quede completo lo más pronto posible entodos los grupos etarios del estado; para ello es necesario contarcon la colaboración de todos y de esta forma llevar una jornadaordenada", señalo la autoridad.

Cabe destacar que, el Gobierno Federal mantiene el esfuerzo, entrega y compromisopara garantizar la vacuna y enfatizamos que ningún ciudadano sequedará sin ella.

La aplicación de la Política Nacional de Vacunación es de carácter público, ajena a cualquier partido político.

La autoridad federal severo de manera clara que estaba prohibido utilizar el programa de vacunación para fines distintos a los establecidos.




« El Porvenir / César López »