Legal General


Es Pedro García Cantú un jurista de vieja escuela

Es Pedro García Cantú un jurista de vieja escuela
Pedro García Cantú

Publicación:09-03-2020
++--

El abogado Pedro García Cantú es un jurista de “la vieja escuela”, entregado no solo al bien común, sino forjado al desarrollo profesional y constante.

Amante del derecho y del bien común, el abogado Pedro García Cantú es un jurista de “la vieja escuela”, entregado no solo al bien común, sino forjado al desarrollo profesional y constante.

Su visión en la carrera fue muy simple, y era la de dar todo de sí en pro de los demás, por ello este hombre, quien nació un 3 de septiembre de 1955, llega con estrella legal al mundo. 

Es egresado de la generación 1987, del Centro de Estudios Universitarios y amante de la profesión, es por lo que logra estudiar mínimo tres maestrías, una en Derecho de Amparo, otra en Juicios Orales con acentuación en Sistema Penal Acusatorio y en Derecho Penal.

Todas ellas estudiadas en diversas universidades, a fin de ir sumando mejores experiencias legales a su acervo jurídico, además de que cuenta con estudios de Doctorado en mejoras legales.

Desde siempre entendió que la carrera implicaba muchos retos para los abogados, por ello siempre estuvo en preparación constante, ya que reconoce que las leyes están siempre ante grandes transformaciones jurídicas y como profesional debe ir un paso adelante.

Es así como la carrera exige a los abogados estar a la expectativa de profundos cambios, y siempre estudiar, interpretar, argumentar y resolver problemas legales.

De joven vio cambios a futuro en la carrera y al encontrarse inmerso en el sector de la abogacía jamás dejó los libros.

Es así como se ha destacado no solo en el litigio, sino que ha dejado huella en la clase jurídica regia. 

Es sutil en los casos que lleva, y en su despacho junto a sus compañeros abogados cumple siempre con el objetivo de mejorar el funcionamiento de un sistema jurídico, incluyendo adiestramientos en diversas instituciones educativas como la Universidad del Norte, donde ha abordado temas de Juicios Orales.

Además, ha ofrecido conferencias en diversos colegios de abogados como el Colegio de Abogados y Criminólogos del Estado de Nuevo León sobre, donde ha impartido clases y cursos.

Y es que reconoce: “Estamos ante un momento de grandes transformaciones jurídicas que exigen a los abogados profundos cambios en la manera de estudiar”.

“Los cambios en las leyes es hablar siempre en presente en México, por ello como abogados debemos de estar siempre conociendo el sistema legal, se cambian los operadores,pero el futuro de los abogados es aumentar el conocimiento legal básico con otras habilidades”.

Reconoce además que como jurista deben de comprender la aplicación de la tecnología y su impacto en la presentación de servicios legales, gestión y conocimientos.

“El sector de la abogacía está cambiando, además de la tecnología, hay que resaltar la globalización, hoy en día ya no basta con conocer nuestro ordenamiento jurídico interno, hoy en día los profesionistas deben capaces de trabajar en un entorno mejor”.

“El sistema judicial está en una gran transformación para los abogados por los juicios orales y debemos reflexionar más para exigir mejores cumplimientos. Hoy en día tiene una desventaja quien no tiene facilidad para expresarse a través de la oralidad, debido a la dinámica y a la estructura, es indispensable que quien exponga las ideas, ya sea de acción o defensa, tome en cuenta la claridad, precisión y concisión en la construcción del debate”.

Pero sobre su visión del Derecho y como ha sido su carrera, él nos describe su vida jurídica.

“Mi gusto por el derecho se dio, primero que nada, en mi época normal de estudiante, ingresé a la Facultad de Medicina, posterior ahí deje trunca la carrera, estuve varios años en la Facultad de Medicina y me di cuenta que no era mi vocación, fue así como tomé la decisión de posteriormente estudiar la licenciatura en ciencias jurídicas”.

“Tenía la inquietud de ser abogado, siempre la tuve, lo que pasa es que hubo unas cuestiones más personales las que me hicieron inscribirme a la Facultad de Medicina”.

Sin embargo, al ingresar a Derecho jamás se arrepintió de lo humano, de lo social de la carrera.

“Es correcto, no dejó de gustarme Derecho jamás.  A mí más que nada siempre me apasioné por el derecho y con el tiempo que estuve en la licenciatura fui acentuando a las ciencias penales porque le agarré afición y gusto a esta materia”.

“Yo tuve la oportunidad de participar en un despacho jurídico desde que estaba en segundo tetramestre y fue ahí por eso que agarré la apreciación al derecho penal, porque el despacho en el que colaboraba la gente manejaba derecho penal y siempre me atrajo esa materia y también la criminalística y cuento con varios diplomados y cursos en cuestión de peritajes entre otras cosas más”. 

“La verdad es que la licenciatura aprendes lo básico, quiero decir que en el grupo en el que estuve en la licenciatura fue un grupo muy armónico y tuvimos excelentes maestros y fue una licenciatura muy bonita que la disfrute y ahí fue cuando me apasioné”.

“Posterior a ello pues ya sigo en el desarrollo de la carrera, estaba yo inscrito en diplomado que es prevención de la drogadicción en la Facultad de Salud Pública de la universidad y eso me conllevó a otras situaciones de otros diplomados cuando ya decido que par mi era mejor obtener documentos que me acreditara como Maestría”.

Su visión fue muy firme en la carrera profesional, tener su propio despacho y ver por la justicia. 

“Siempre he tenido mi despacho particular y tengo socios colaboradores de la firma Pedro García y Abogados y colaboran ahí en el despacho como calidad de socios. Uno Doctor en Derecho Civil, Luis Alberto Flores Aguayo, mi hijo que también tiene la misma preparación que yo, que se llama Pedro García Sánchez; Ana Valeria Moreno, criminología ya licenciado en derecho; el licenciado Juan José Montemayor Campos, somos unos siete abogados los que litigamos en el despacho”.

Un reto en el derecho, sobre todo cuando se cuenta con un despacho, es hacerse de clientes y de siempre ver por la mejora constante.

Y es así como él lo ha hecho. 

“Bueno lo que pasa es que es como todo y si haces un trabajo bien te va ir bien entonces y eventualmente te van a andar recomendando y se hace una cadena que no es publicidad, todo el despacho se mantiene con cierta cantidad de asuntos y ahí nos la pasamos y vamos a audiencias y hacemos nuestro trabajo de acuerdo a nuestros conocimientos”.

“Los retos siempre varían, y es que lo que pasa es que ha variado porque soy un abogado que cuenta con 64 años y me tocó vivir el sistema anterior y ahora con el Nuevo Sistema Penal Acusatorio ha cambiado mucho pues la gente que tuvimos la fortuna de prepararnos ahí seguimos litigando y los que no se quedaron obsoletos. Los retos han sido grandes pues todo parte a base de la preparación”.

Bajo esta visión ha tenido que aprender y reaprender de manera constante el Derecho.

“La carrera ha sido de muchos cambios… El código penal estamos aplicando si es del fuero común lógico del Estado de Nuevo León. Se han aplicado modificaciones, pero han sido muy poca, como unas cinco reformas, lo que sí el proceso varió totalmente y tiene una regla y hay cosas que no estamos de acuerdo, pero pienso que con el pasar de los años el código nacional de procedimientos penales en vigor que se está aplicando, es el código que no hace errores al menos en lo personal así lo veo”.

“Lo que pasa es que todo es así, recordemos que los errores se van dando con la práctica del derecho penal, entonces sí se han hecho adecuaciones a varios artículos e incluso se trata de que la idea era de primero quenada los criterios de oportunidad para poder arreglar su problema y posterior a ello la cuestión de que el proceso cambio totalmente, ahora llamamos en lugar de consignación de averiguación previa, es la solicitud de formulación de imputación si hay algún presente que haya sido sorprendido en flagrancia lo tienen que poner a disposición en un término de 48 horas y entonces ahorita esta súper saturado el tema y hay fiscales con 600 carpetas”.

“En el sistema anterior la Procuraduría tenía una Agencia de Ministerio Público y había muchos delegados del Ministerio Público e incluso había dos Ministerios Públicos, uno de titular y otro de apoyo, ahorita si bien te va tienes dos auxiliares, entonces es muy difícil ver la gente del Ministerio Público en la actualidad.

Si le inyectaran recursos a las Procuradurías para contratar más personal seríamás eficiente de lo que es ahorita”.

Para Pedro García Cantú el Derecho lo es todo, pues la carrera es considerada una de las ciencias básicas de los estudios universitarios, un grado tan antiguo como el hombre, que ha ayudado al establecimiento y a la creación de la sociedad actual. 

Sabe que el ejercerla es poder ayudar a configurar la sociedad del futuro, una meta fundamental para el desarrollo humano en óptimas condiciones.

Además, se debe de tener como base que la carrera implica la disciplina, cuyo valor te ayudará a encontrar una lógica a los retos y las principales cuestiones del ser humano. 

El jurista sabe que el Derecho es la carrera que te ayudará a crecer, tanto por dentro como por fuera a quien la ejerce, pero también tendrá la oportunidad de descubrir y de poner en práctica diferentes habilidades que te servirán a lo largo de su vida a los demás. 

Y que hay que conjugar en ella la capacidad de análisis hasta mejorar tu retórica, oratoria y argumentación, tanto oral como escrita, basándote en principios complejos aplicando la Ley.

Todo esto lo aprendió y lo heredó de sus maestros, a quienes aprecia y quiere mucho. 

“Bueno lo que puedo decir es que herede mucho de todos mis maestros, porque en mi transcurso de estudios he tenido muy buenos maestros y trato de agarrar lo más positivo y lo más significativo de los conocimientos que nos han impartido y la realidad de las cosas he pasado por muchísimos maestros y tengo gratos recuerdos de todos ellos”.

Así expresa que quien desea estudiar Derecho debe de saber a qué se va a enfrentar: “Primero que anda estar seguros de la vocación, que realmente nos sea de nuestro propósito ser abogado y tener la vocación y posteriormente estudiar, es una carrera en la que no se termina de estudiar porque constantemente se está actualizando”.

“Las personas que se dedican a prepararse van a poder triunfar en la vida, no solo es el tiempo económico, sino que para mí en lo personal lo profesional es más importante que lo económico y que si único se dedica a prepararse va a triunfar en la vida en su profesión”.

Tablita.

Nombre: Pedro García Cantú.

Fecha de Nacimiento:3 de septiembre de 1955.

-Es egresado de la Generación 1987, del Centro de Estudios Universitarios y amante de la profesión, es por lo que logra estudiar mínimo tres maestrías: una en Derecho de Amparo, otra en Juicios Orales con acentuación en Sistema Penal Acusatorio y en Derecho Penal.



« Redacción »