Legal General


Amplían charlas de derechos universales

Amplían charlas de derechos universales
Nuestra tarea como psicólogos es dar cuenta del sufrimiento o la afectación de un individuo a partir del hecho que refiere.

Publicación:11-03-2020
++--

Expertos llevaron a cabo diálogos sobre lo que se debe o no hacer en pro de los derechos integrales de los reclusos.

A fin de tener un mejor ejercicio y aplicación de los derechos universales en los penales de Nuevo León, expertos llevaron a cabo diálogos sobre lo que se debe o no hacer en pro de los derechos integrales de los reclusos.

Es así como la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León impartió el curso: “Los derechos humanos de las personas privadas de la libertad y el Protocolo de Estambul”, dirigido a personal de seguridad y administrativo del Centro de Reinserción Social Femenil.

El objetivo del curso fue brindar herramientas, para ejercer su función en el sistema penitenciario con perspectiva de derechos humanos y conocer los estándares que se desarrollado para investigar y documentar la tortura.

Personal del Instituto de Derechos Humanos y del Centro de Atención a Víctimas de la CEDHNL, fue el encargado de ofrecer dicha capacitación, la cual tendrá lugar también en el Centro de Reinserción Social Cadereyta.

Bajo esta dirección Sofía Velasco Becerra reveló que: “La tortura es todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero, información o una confesión, señala la ONU”.

Dicho ello, desde la Antigua Grecia la tortura se aplicaba a los esclavos –y en ciertas circunstancias a los extranjeros–, cuando testificaban en un juicio para asegurarse que decían la verdad.

“Según Amnistía Internacional, existe en el mundo una prohibición de la tortura y todas las formas de crueldad y humillación desde 1948, año en que se aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Hasta hoy, 156 países han firmado la Convención contra la Tortura de Naciones Unidas, pero la prohibición va más allá y es vinculante, incluso, para los Estados que no se han unido a los tratados de derechos humanos pertinentes.

Para investigar y documentar los incidentes de tortura y otras formas de maltrato, así como castigar a los responsables de manera completa, efectiva e imparcial, en 1999, la Organización de las Naciones Unidas adoptó el Protocolo de Estambul, manual elaborado por más de 75 expertos en leyes, salud y derechos humanos e involucra a más de 40 organizaciones de 15 países.

Este documento establece consideraciones generales de lo que debe tomarse en cuenta durante las evaluaciones médico/psicológicas, para identificar las causas y consecuencias de lo que puede llegar a configurar el delito de tortura.

“La tortura, enfatiza, se ejerce por parte de los servidores públicos, por eso se considera una violencia de Estado”.

Y es que México está entre los primeros países que ejercen tortura, se dieron las evaluaciones que se realizan a quien acusa tortura son médicas y psicológicas, y de acuerdo con los lineamientos del Protocolo de Estambul, se deben considerar los factores psicosociales de la persona que dice haber sido víctima de tortura.

Cabe aclarar, que los médicos y los psicólogos no son quienes determinan si hubo o no tortura, ellos sólo aportan pruebas a través de las evaluaciones médico/psicológicas, para que sea el juez quien así lo determine.

“Nuestra tarea como psicólogos es dar cuenta del sufrimiento o la afectación de un individuo a partir del hecho que refiere. En ocasiones elaborar estos diagnósticos no es fácil, porque hay que garantizar que la ansiedad, estrés postraumático o cualquier otro sufrimiento esté estrechamente vinculado al hecho delictivo.

Desafortunadamente cuando la tortura ejercida no es grave y durante la evaluación no se refleja un daño severo, pareciera que no sucedió, por lo que las evaluaciones deben ser muy detalladas, ya que las reacciones de una persona dependerán de la historia previa del individuo, como es su fortaleza o resiliencia, tanto como de los aspectos simbólicos involucrados en el ejercicio de la violencia.

Algunas veces la tortura no es física sino emocional, yaunque a simple vista no se detecta habrá que cuidar de no minimizar el hecho y hacer evaluaciones precisas, ya que la violencia psicoemocional tiene importantes afectaciones a mediano y largo plazo.

Uno de los retos, radica en la dificultad de comprobar el ejercicio de la violencia y el daño causado. Por ello, quien evalúe psicológicamente con base en el Protocolo de Estambul, debe tener claro el concepto de tortura, pues de lo contrario se puede incurrir en imprecisiones y con ello generar condiciones de impunidad o de revictimización.

El protocolo evalúa, no castiga y es importante que quienes realizan las evaluaciones psicológicas consideren que no todas las personas reaccionan igual ante un acto de tortura. Asimismo, debido a que muchas de las personas que se presume que han sufrido tortura están internadas en algún Centro de Reclusión, el proceso puede llevar un tiempo considerable.

“El Protocolo de Estambul no es para castigar a quienes ejercen la tortura, es para evaluar las señales de daño emocional y físico que ésta ha dejado.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en 2017 las quejas por tortura se multiplicaron por cinco y resuelve menos del 1% ciento de los casos”.

“El 12 de diciembre de 1997, la Asamblea de las Naciones Unidas por recomendación del Consejo Económico y Social proclamó el 26 de junio como el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, con miras a erradicar esta forma de violencia y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes”.

PROMUEVE DERECHOS

Además, a través de sus programas Derechos Humanos Móvil y la Ludoteca “Derechos Humanos Itinerante" (LUDHI), la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León, promovió la cultura de los derechos humanos y brindó sus servicios a los habitantes de Allende.

En su visita a dicha localidad, se realizaron actividades lúdicas y recreativas para inculcar los valores de respeto, tolerancia y diálogo a la comunidad estudiantil de la Escuela Primaria Ana María Suárez Alanís.

En la Escuela Secundaria No. 1 Profesor Pablo Livas, se impartió la conferencia “Violencia y Acoso Escolar”.

Asimismo, se capacitó a las personas servidoras públicas del citado Ayuntamiento en materia de derechos humanos.

Con la Unidad de Derechos Humanos Móvil se brindó orientación, asesoría legal y se entregó material informativo sobre los servicios que se brindan en la CEDHNL.

 



« Redacción / El Porvenir »