Banner de aplicaciones

Justicia Muertes


Volcadura deja otro ciclista muerto

Volcadura deja otro ciclista muerto


Publicación:18-07-2020
++--

El presunto responsable, quien se dijo andaba bajo los efectos de las bebidas alcohólicas, emprendió la huida

Monterrey N.L.- Un ciclista perdió la vida en forma trágica al ser arrollado y aplastado por una camioneta, en calles del municipio de Montemorelos.

El presunto responsable, quien se dijo andaba bajo los efectos de las bebidas alcohólicas, emprendió la huida, dejando su troca volcada sobre el cuerpo de la víctima.

Protección Civil Municipal, informó que el accidente se reportó a las 08:00 horas de este sábado, en el camino de Montemorelos a las Puentes, al poniente de esta ciudad.

El ahora occiso fue identificado como Mario Salvador Contraerás Cirilo, de 55 años, quien vivía en la Privada Zarco en el Barrio Zaragoza en Montemorelos.

Al momento de los hechos, la víctima era acompañado por dos de sus hijos, quienes viajaban en sus propias bicicletas.

Afortunadamente, estos no fueron alcanzados por la camioneta.

Hasta el momento las autoridades no han podido establecer la identidad del presunto responsable, debido a que no se encontró documentación dentro del vehículo.

El hombre viajaba en una camioneta tipo Cherokee, color rojo, con placas del estado de Nuevo León.

Según los informes recabados por las autoridades, el conductor se desplazaba a exceso de velocidad.

Mencionaron que debido a su estado de ebriedad, perdió el control del volante de la chorokee, lo que hizo que se saliera de la carpeta asfáltica.

Desafortunadamente, en ese momento iban pasando los tres ciclistas.

Pero fue a Salvador Contreras, de 55 años, quien impacto, terminando prensado bajo el vehículo, mientras que el presunto responsable escapo.

Los hechos ocasionaron la movilización de los puestos de socorro, pero ya nada pudieron hacer para salvar la vida del ciclista.

Personal de Servicios Periciales, tomo conocimiento, para buscar indicios que den con el responsable.



« El Porvenir / Sergio Castillo »