Justicia Accidente Viales


Sufre dormitada y se vuelca

Sufre dormitada y se vuelca
Volcadura.

Publicación:10-07-2020
++--

La troca tipo estaquitas, primero se impactó contra un poste de luz mercurial y posteriormente, golpeo a un automóvil estacionado.

El intenso calor de hasta 40 grados centígrados que se dejó sentir en la zona metropolitana, provocó que un conductor de una camioneta se quedara dormido y terminara volcándose en el municipio de San Pedro.

La troca tipo estaquitas, primero se impactó contra un poste de luz mercurial y posteriormente, golpeo a un automóvil estacionado.

Las autoridades viales de esta ciudad, mencionaron que el accidente fue reportado a las 16:00 horas del viernes, en la Avenida Lázaro Cárdenas, al oriente, entre Lomas del Mar y Sierra Leona, en esta localidad.

El presunto responsable fue identificado como Eduardo Everardo Hernández De la Torre, de 24 años, quien tiene su domicilio en Monterrey.

Al momento de los hechos, este viajaba en una camioneta Nissan, del tipo estaquitas color blanco, con placas de Nuevo León.

Indicaron que este vehículo forma parte de la flotilla de la empresa Gilsa, dedicada a la venta de pisos y azulejos.

Según los primeros informes recabados por las autoridades, el chofer en ese momento se desplazaba por el carril derecho de la avenida LázaroCárdenas.

Explicaron que el calor sofocante, hizo que el hombre se quedara dormido sobre el volante, perdiendo por completo el control.

Primero una de las llantas trepó el cordón de concreto lateral y cayó en una jardinera.

Aunque quiso recomponer el camino para regresar al pavimento, el vehículo siguió descontrolado y se estrelló contra la luminaria, la cual arrancó de su base.

Posteriormente, la estaquita se impactó contra un automóvil Honda Accord que estaba estacionado en la lateral, el cual dañó de su costado izquierdo.

Hasta que termino volcándose entre unos matorrales del camellón divisional.

Los hechos ocasionaron la movilización de los puestos de socorro, quienes atendieron al afectado.




« El Porvenir »