Justicia Agresiones


Siguen los escándalos en empresa

Siguen los escándalos en empresa
Agresión.

Publicación:13-10-2020
++--

Por su parte, el personal de la empresa TT Blues aseguró que los sujetos llegaron a robar a la tienda y por eso los sometieron.

Nuevamente la empresa T.T. Blues se encuentra en el "ojo del huracán", después que supuestos guaruras del propietario, presuntamente agredieron a dos gestores que llegaron desde la Ciudad de México a cobrar un adeudo de 18 mil dólares.

Los afectados, que fueron sometidos a torturas, mencionaron que vienen en representación de una empresa española que brinda materia prima a la fábrica de pantalones.

Por su parte, el personal de la empresa TT Blues aseguró que los sujetos llegaron a robar a la tienda y por eso los sometieron.

En este caso ambas partes interpusieron sus respectivas denuncias ante las oficinas del CODE en Gonzalitos.

Desde hace varios meses, el propietario de la empresa identificado como Alfredo Marcos Muñoz, se ha visto envuelto en varios escándalos.

Entre ellos dos fallidos asaltos a su residencia por hombres encapuchados.

Así como el asalto a sus oficinas, donde delincuentes se llevaron más de un millón de pesos.

El último ataque fue cometido a las 13:30 horas de ayer martes, en una de las oficinas del negocio que se ubica sobre la calle Allende en su cruce con Colegio Civil, en el primer cuadro de la ciudad.

Los afectados se identificaron como Ignacio Benítez Arroyo y Guillermo Bovadilla Olvera, quienes  señalaron como agresor a Alfredo Marcos Muñoz, propietario de la empresa.

Benítez Arroyo y Bovadilla Olvera comentaron que pertenecen a un despacho de cobranza de la Ciudad de México, y fueron comisionados para cobrar una deuda de 18 mil dólares que Marcos Muñoz tiene con una empresa española llamada De Fiber.

Mencionaron que ellos tuvieron acceso a las oficinas por órdenes del propietario, por lo que pensaron que llegarían a un acuerdo para el pago de la mercancía.

Sin embargo, fueron amedrentados por siete sujetos, quienes los golpearon y sometieron a torturas, ordenándoles que se retiraran a la capital y no regresaran.

Los hechos provocaron la movilización de unidades de la Policía Regia y la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes buscan deslindar responsabilidades.

 




« El Porvenir »