Joven TEC


Primer lugar por su visión innovadora en ciencia y derecho

Primer lugar por su visión innovadora en ciencia y derecho
Alejandro Salinas de León participó activamente como Embajador Tec.

Publicación:22-07-2020
++--

Alejandro Salinas fue el ganador de entre más de 130 participantes en el Concurso Nacional de Ensayo Universitario 2020 “Las Ciencias Penales en el Futuro”.

Por reflexionar sobre el desarrollo de una inteligencia artificial que pueda leer y dictar sentencias en casos penales, el alumno Alejandro Salinas de León fue premiado con el primer lugar del Concurso Nacional de Ensayo Universitario 2020.

Estudiante del Tec campus Monterrey de séptimo semestre de la carrera Ingeniero Físico Industrial (IFI) y con una predilección especial en el área de Derecho, Alejandro ha sabido combinar dos de sus grandes pasiones, la ciencia y las leyes.

Esta motivación es lo que lo llevó a ser ganador de este concurso lanzado por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), cuyo tema fue “Las Ciencias Penales en el Futuro”.

"Sobre la implementación de algoritmos de Machine Learning en las ciencias penales y sus implicaciones jurídicas", es el nombre del ensayo que Alejandro presentó.

En él, expone la idea sobre qué pasaría si en México se llega a implementar un algoritmo que sea capaz de deliberar resoluciones penales, así como sus implicaciones éticas y morales.

“Mi ensayo está enfocado al Machine Learning, que básicamente es desarrollar algoritmos matemáticos que sean capaces de tomar decisiones como una persona cualquiera.

"En Estados Unidos ya existe un algoritmo capaz de leer sentencias. Esto aunado a mi experiencia en el tema, me hicieron pensar en si algo así pudiera aplicar en el sistema de justicia mexicano”, explicó.

El concurso estuvo dirigido a jóvenes universitarios menores de 30 años, quienes debieron redactar un texto original con una extensión máxima entre tres mil y cuatro mil palabras.

Para esta edición se recibieron más de 130 propuestas a nivel nacional, haciendo de la contienda un mayor reto para este estudiante del campus Monterrey, a quien notificaron su éxito el pasado 1 de julio.

“El año pasado participé en una Semana i en la que pude trabajar con este tipo de algoritmo, esto me llevó a comprender más del tema y sus retos.

Dentro del ensayo también tuve que analizar el proceso mexicano del derecho penal y cómo es nuestro contexto socio cultural”, comentó.

Como parte de las conclusiones de este ensayo, Alejandro reconoció que aún queda mucho camino por recorrer antes de poder aplicar un proyecto de esta magnitud en el país.

“Es interesante, pero es difícil que se pueda aplicar aquí en México, porque siempre habrá personas que piensen que las sentencias tomadas por una máquina no siempre serán justas”, declaró.

Con esta visión vanguardista es que Alejandro Salinas se hizo acreedor del reconocimiento de primer lugar nacional además de un premio económico de 30 mil pesos.

“Lo mejor que me llevo es que la clave está en intentar las cosas, con el hecho de mandarlo estaba más que satisfecho porque me implicaba el haber podido terminar algo.

Agradezco a mis profesores Leopoldo Ángeles y el doctor Luis Ernesto Aguirre, quienes han sido mi guía en mi preparación profesional”, mencionó.

La ceremonia de premiación estaba prevista para agosto de este año, sin embargo, debido a la contingencia actual se ha pospuesto hasta nuevo aviso, en espera de que pueda ser presencial o vía digital.

INSPIRADO POR SU PASIÓN EN LA CIENCIA Y EL DERECHO

Alejandro reconoció que uno de sus mayores sueños desde que era niño ha sido el poder trabajar en una agencia espacial, este deseo es el que lo motivó a combinar su gusto por la ciencia y el derecho.

“Quiero dejar al mundo mejor de cómo lo encontré, me encanta la ciencia, pero sentía que debía dejar algo mejor a la sociedad, por eso decidí involucrarme en materia de derecho”, compartió.

Sin embargo, el estudiante no se imaginaría que podría llevar su pasión más allá hasta que conoció un área del derecho que le daría sentido a toda su formación profesional: el derecho espacial.

“Me enteré de que existía esta rama del derecho, básicamente se trata de encontrar regulaciones legales en materia de actividades espaciales”, señaló.

Además de dedicarse a su preparación profesional, el estudiante concluyó su trabajo como Embajador del campus Monterrey, programa donde comparten experiencias y acompañan a futuros alumnos en un recorrido por la institución.

“Hace unos días dejé de ser Embajador, lo fui durante dos años seguidos, esta experiencia fue una de las mejores cosas que he hecho en la carrera.

Este tipo de actividades también se han reflejado en este premio porque habla acerca de todo el apoyo y la capacidad intelectual y académica que hay en la institución”, destacó.

Por MARTHA MARIANO



« Especial »