Internacional Medio Oriente


Cimbra explosión Beirut, hay 73 muertos

Cimbra explosión Beirut, hay 73 muertos
Medios locales apuntan a que había nitrato en el lugar.

Publicación:05-08-2020
++--

Según testigos, las deflagraciones fueron oídas hasta en la ciudad costera de Larnaca, en Chipre, a más de 200 km de las costas libanesas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Según cifras del Ministerio de Salud de Líbano, hasta el momento se han contabilizado 73 muertos y por lo menos tres mil 700 heridos tras la explosión ocurrida este martes en la zona costera de Beirut. La Presidencia del Líbano informó que el jefe de Estado ha pedido al Ejército que trabaje para "tratar las consecuencias de la gran explosión" y "realizar patrullas en las zonas del desastre para mantener la seguridad".

Medios locales apuntan a que había nitrato en el lugar. Las autoridades descartaron versiones de que Israel esté implicado en el incidente El presidente libanés, Michel Aoun, ordenó a las Fuerzas Armadas realizar patrullajes en las zonas afectadas.

Videos difundidos en las redes sociales mostraron una primera explosión seguida de otra que provocó una gigantesca columna de humo. Las deflagraciones hicieron temblar edificios vecinos y provocaron la rotura de vidrios a varios kilómetros a la redonda.

El presidente Michel Aoun convocó una "reunión urgente" del Consejo Superior de Defensa y el primer ministro decretó un día de luto nacional para este miércoles.

Los medios locales difundieron imágenes de personas atrapadas en los escombros, algunas cubiertas de sangre.

El sector del puerto ha sido acordonado por las fuerzas de seguridad, que solo dejan pasar al personal de defensa civil, ambulancias y bomberos, según constataron periodistas de la AFP a la entrada del puerto.

En los alrededores, los daños y la destrucción es importante. Dos horas después de la explosión, las llamas seguían vivas en la zona.

Según testigos, las deflagraciones fueron oídas hasta en la ciudad costera de Larnaca, en Chipre, a más de 200 km de las costas libanesas. La explosión se sintió a 240 kilómetros de distancia, en la isla de Chipre, de acuerdo con el Centro Sismológico de Europa-Mediterráneo.

Se habla de al menos 73 muertos y más de 3 mil heridos, según el Ministerio de Salud de Líbano.

El director de la Seguridad General libanesa, Ibrahim Abbas, dijo que todo indica que la explosión se registró en un "almacén con material altamente explosivo confiscado desde hace años", pero agregó que la investigación determinará la "naturaleza exacta del incidente".

Medios locales apuntan a que había nitrato en el lugar. No obstante, los responsables deberán "rendir cuentas", dijo por su parte el primer ministro, Hasan Diab, quien pidió a los "países amigos" a ayudar a Líbano.

"Hago un llamado a todos los países amigos y a los países hermanos que aman a Líbano a estar a su lado y ayudarnos a curar nuestras heridas profundas", dijo el primer ministro.

Las autoridades descartaron versiones de que Israel esté implicado en el incidente. El presidente libanés, Michel Aoun, ordenó a las Fuerzas Armadas realizar patrullajes en las zonas afectadas. Los heridos serán atendidos de manera gratuita.

Imágenes difundidas en las redes sociales mostraron el momento en que se produjo la detonación que provocó una gran nube con forma de hongo elevándose en el cielo y una fuerte onda expansiva que ha afectado a varios barrios de la ciudad y ha provocado daños materiales.

Las autoridades han dado orden de movilizar al Ejército, habilitar las instalaciones hospitalarias para la atención de los heridos y la provisión de refugio a todos aquellos que se han visto desplazados por la deflagración.

El Gobierno libanés declaró un día de luto nacional el miércoles por las víctimas de la explosión y ha anunciado una investigación para que los responsables respondan por el suceso.

"Es una catástrofe en todos los sentidos", lamentó el titular de Salud, Hamad Hassan, al ser interrogado por la televisión cuando visitaba un hospital de la capital.

"Los hospitales de la capital están todos llenos de heridos", subrayó, antes de pedir que se trasladen a otros heridos a los centros hospitalarios de las afueras de la capital.

Videos difundidos en las redes sociales mostraron una primera explosión seguida de otra que provocó una gigantesca columna de humo. Las deflagraciones hicieron temblar edificios vecinos y provocaron la rotura de vidrios a varios kilómetros a la redonda.



« El Universal »