Internacional Latinoamérica


Preocupa en Honduras desaparición de garífunas

Preocupa en Honduras desaparición de garífunas


Publicación:26-07-2020
++--

La desaparición estaría ligada al reiterado reclamo de los garífunas por la incesante invasión de sus territorios

SAN JOSÉ, Costa Rica.- Por ser negros, pobres, ambientalistas, promotores de los derechos humanos y defensores de las tierras de sus ancestros, cuatro hombres de la comunidad garífuna hondureña cargaron con todos los requisitos para convertirse en víctimas de otro violento coctel en Honduras: la profunda crisis socioeconómica, la represión política y la vieja táctica paramilitar y parapolicial de desaparición forzada.
Los cuatro, identificados como Alberth Centeno Tomas, Milton Martínez Álvarez, Suami Mejía García y Gerardo Róchez Cálix, están desaparecidos desde el amanecer del sábado anterior tras sufrir el despliegue de una nueva y misteriosa acción con hombres armados y vestidos de policías en el norteño departamento (estado) de Atlántida.
La Oficina del Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos repudió el hecho y denunció que "hombres fuertemente armados que portaban uniformes con las siglas de la Dirección Policial de Investigación (DPI) irrumpieron en la casa de habitación" de Centeno y se lo llevaron "con rumbo desconocido".
Operativos similares se realizaron contra los otros tres en la misma zona, precisó el organismo.
La desaparición estaría ligada al reiterado reclamo de los garífunas por la incesante invasión de sus territorios que amenaza con desplazarlos a la fuerza y permitir que empresas transnacionales privadas realicen millonarias inversiones.
La policía hondureña, que no respondió a las consultas de EL UNIVERSAL sobre la denunciada presencia de individuos con vestimenta policial en esas acciones, capturó el pasado miércoles a un supuesto involucrado en el incidente.
"Fue un ataque selectivo en cada vivienda para irlos a sacar. Causa preocupación el ataque a la comunidad garífuna", afirmó la hondureña Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la (estatal) Universidad Nacional Autónoma de Honduras.
"Estaban en litigios por tierra. Su desaparición forzada se agrava porque son líderes afrodescendientes y defensores de territorio. Se demanda que las autoridades los presenten con vida ante el pueblo hondureño, porque esto deja un mal ejemplo a Honduras", dijo Ayestas a EL UNIVERSAL.
El caso revivió un calvario que sacudió a decenas de miles de centroamericanos con la práctica del detenido-desaparecido. Surgida en 1966 en Guatemala como experimento de la doctrina de seguridad nacional de Estados Unidos y usada en El Salvador, Honduras, Panamá y Nicaragua, la técnica fue ejecutada por militares, paramilitares y parapoliciales anticomunistas para reprimir a las guerrillas izquierdistas apoyadas por Cuba y la entonces Unión Soviética.
El (estatal) Comisionado de Derechos Humanos de Honduras advirtió reiteradamente desde 2017 del ataque de bandas criminales a la comunidad indígena de ese país. Las etnias se distribuyen en misquitas, tawahka, maya-chortí, nahua, pech, lenca y tolupán y la afro-hondureña en garífunas y negros de habla inglesa, para unas 717 mil 620 personas o casi 8% de la población hondureña.


« El Universal »