´Intensifican ataques contra la prensa´

´Intensifican ataques contra la prensa´
Edward Snowden

Publicación:04-05-2020
++--

En esta plática abordó el cambio en las estrategias de las instituciones para acallar a los periodistas y reporteros

París, FRANCIA.- Existen nuevas técnicas por parte de algunos gobiernos y empresas para acceder a la información de los usuarios y acallar datos publicados. Desde las administraciones se han aprobado leyes para prohibir lo que ellos llaman "noticias falsas" y se han propuesto barreras, argumentando que son por el bien de la sociedad. Ello preocupa a instituciones que vigilan la libertad de prensa, como Reporteros sin Fronteras (RSF) o Freedom of the Press Foundation, dirigida por Edward Snowden. "Los gobiernos intentan ingresar a nuestras vidas privadas so pretexto de la contingencia, pero no hay nada más permanente que las medidas temporales", advierte Snowden sobre los sistemas y aplicaciones que han propuesto diversas naciones como Francia o Reino Unido para localizar los contagios de COVID-19. Snowden, quien laboró como consultor de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) y en 2013 fue parte de la difusión de un plan de vigilancia masiva del país, charló este domingo 3 de mayo con la organización Reporteros sin Fronteras, con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa. En esta plática abordó el cambio en las estrategias de las instituciones para acallar a los periodistas y reporteros que mantienen sus investigaciones y que han sido atacados por las autoridades, como es el caso de la detención de un periodista en Brasil por exponer la corrupción en el sistema judicial del país. De igual manera, denunció a las autoridades de China, donde se ha expulsado a periodistas de diarios como The New York Times, The Washington Post o The Wall Street Journal por los datos publicados respecto al crecimiento de la pandemia de COVID-19. Snowden advierte que en los tiempos de crisis se han reducido las críticas y las investigaciones a las autoridades, cuando deberían ser los tiempos de mayor profundidad. Los mandatarios, como es el caso del presidente Donald Trump en Estados Unidos, claman en contra de las noticias falsas, a pesar de que él mismo ha sido la fuente de información errónea y que múltiples veces ha sido comprobado por la prensa local, la cual poco a poco ha sido limitada en las ruedas de prensa, afirma Snowden. Este argumento se ha expandido y partidos como VOX, en España, han negado el acceso a las conferencias de periodistas que provienen de medios que han sido críticos con el partido. En el resto del mundo se ha negado información a los periodistas y su labor se complica. En estos tiempos los gobiernos y las empresas controlan los datos que liberan y a las fuentes de los periodistas. Argumentan que sólo intentan liberar a la población de las noticias falsas, por lo que, aunque siempre ha sido complejo ser fuente, cada vez se convierte en una actividad más peligrosa, que puede poner en riesgo no sólo su trabajo, también puede amenazar su vida, lo que impone riesgos también a quienes investigan, remarca el antiguo colaborador de la NSA. Por su parte, las empresas y las instituciones han empleado nuevas estrategias para evadir la atención de las personas señaladas por los medios y emplean redes sociales para continuar con los ataque directos a la prensa y desviar la atención a otro punto, que podría ser considerado menos relevante, para que la investigación pierda peso y se confunda en el mar de datos. En la entrevista, Snowden es cuestionado por el nuevo acceso a las redes que tiene la población, el cual implica que en algunas ocasiones la información no se dé a conocer a través de los medios de forma exclusiva, sino que se pueda publicar desde las redes sociales. Esto ha democratizado la información, advierte Snowden, pero la labor de los periodistas de verificar hechos, contrastar información, revisar diversas fuentes y dar un contenido o una serie de datos que permitan brindarle al lector un panorama completo es algo que las redes sociales aún no han logrado, por lo que el periodismo continúa vigente.


« Notimex »