En Escena Cine


Festival de Toronto se vuelve híbrido

Festival de Toronto se vuelve híbrido
El nuevo enfoque de TIFF 2020 es claramente trascender las barreras culturales y geográficas

Publicación:10-09-2020
++--

Empezamos el año planeando un festival igual a nuestras ediciones anteriores, pero por el camino tuvimos que reinventarnos

Toronto, Canadá.- El Festival de Cine de Toronto, como tantos otros, se ha visto golpeado por la crisis del coronavirus y se ha convertido en un híbrido con proyecciones en persona socialmente distanciadas, autocines y con presentaciones online exclusivas. La 45ª edición del evento cinematográfico más grande de América del Norte presentará durante 10 días las novedades cinematográficas más importantes y esperadas del año.

El nuevo enfoque de TIFF 2020, que se lleva a cabo del 10 al 19 de septiembre, es claramente trascender las barreras culturales y geográficas, y llegar a muchos de forma remota para que críticos y profesionales del cine comulguen en su anual festividad canadiense. «Empezamos el año planeando un festival igual a nuestras ediciones anteriores, pero por el camino tuvimos que reinventarnos», dijo Cameron Bailey, director artístico y codirector de TIFF.

En el festival se presentan normalmente cerca de 400 películas. Pero en 2020 solo lo harán 61 largometrajes, 36 cortos al público y otras 30 películas restringidas a la industria. «Vamos a contar este año con la experiencia al aire libre, proyectando películas en dos autocines y un cine al aire libre. Las proyecciones físicas en los cines estarán limitadas a un máximo de 50 personas de aforo», explicó Bailey.

Entre los títulos más esperados de Toronto destacan «Good Joe Bell», del director Reinaldo Marcus Green con un soberbio Mark Wahlberg; la cinta del realizador debutante Ricky Staub, «Concrete Cowboy», película protagonizada y producida por Idris Elba. Con una oleada de buenas criticas también aterriza en Toronto «One Night in Miami», de la directora Regina King y distribuida por Amazon Pictures. Gianfranco Rosi trae «Notturno» y Viggo Mortensen su cinta «Falling».

Iconos de la cultura Afroamericana

Apostando por la diversidad, TIFF muestra la visión de iconos de Hollywood como Halle Berry, Regina King y David Oyelowo. Tres actores que debutan como realizadores y demuestran su talento más allá de la interpretación. Entre los documentales, «MLK/FBI» es la joya de la corona. Dirigido por el ganador del Oscar Sam Pollard, la cinta es un riguroso examen de la campaña de vigilancia que J Edgar Hoover sostuvo sobre el líder de movimiento de los Derechos Civiles Marthin Luther King. El poder contra el racismo desde el pasado llega a un festival donde la voz de Black Lives Matter se vuelve muy presente.

Voces femeninas

Naomi Watts realiza una impecable actuación en «Penguin Bloom», pero destaca aún más Vanessa Kirby en el mejor papel de su carrera en «Pieces of a Woman». Pese a esto, son Kate Winslet y Saoirse Ronan quienes, con su cinta romántica «Ammonite», traen dos solidas actuaciones en un drama sobre un romance prohibido en la Inglaterra del siglo XIX. El elenco al completo destaca en el filme «I Care a Lot», una historia sobre los abusos y el fraude en las residencias de ancianos, donde una Rosamund Pike está en su apogeo como la antihéroe ambiciosa. En esta cinta también destacan Chris Messina, Dianne Wiest y Peter Dinklage.

Pero si hay una cinta que parece tener muchas papeletas ganadoras: «Nomadland», de la directora Chloé Zhao. En ella, se presenta a una mujer que emerge con fuerza en la industria. Protagonizada por la brillante Frances McDormand, el filme nos embarca en una lírica meditación sobre la vida de una mujer sin techo a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Entre los hombres, tres grandes

Un inmenso Anthony Hopkins, que ya presentó «Father» en Sundance, nos recuerda una vez más porque es un peso pesado de Hollywood. 

En esta ocasión, interpreta el papel de un padre que sucumbe a la demencia. La cinta se inspira en una obra de teatro del mismo título y puede ser el su segundo Oscar del actor 25 años después de ganarlo por «El Silencio de los Corderos».

Alguien nos tiene que explicar el secreto de Viggo Mortensen: ese hombre tranquilo, condenado al éxito en todo lo que toca y físicamente delicioso. Debuta como realizador con «Falling» y nos trae una obra de arte. Basta ver la pulcra interpretación de Lance Henriksen, un actor que amasa una carrera fabulosa en el género de ciencia ficción y que, de la mano de Mortensen, puede convertirse en el muro a batir por Hopkins ante su segundo Oscar.



« Redacción »