Económico Valores


Se necesitan presupuestos más agresivos contra desigualdad

Se necesitan presupuestos más agresivos contra desigualdad


Publicación:11-09-2020
++--

En muchos países latinoamericanos, el Poder Ejecutivo y el Legislativo pueden ir con presupuestos agresivos para el año entrante apoyando a las familias

CIUDAD DE MÉXICO.- Se requieren presupuestos más agresivos para apoyar a las familias, marcos regulatorios con más políticas de estado y menos políticas de partido para evitar que se profundice la desigualdad y el descontento social tras la pandemia, consideró el Fondo Monetario Internacional (FMI).
"Los movimientos sociales que vimos en América Latina el año pasado se van a profundizar mucho más cuando salgamos del Covid", dijo el director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner. Al participar en un panel organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por el lanzamiento del Informe La crisis de la Desigualdad, consideró importante seguir dando un estímulo fiscal sin desequilibrios.
Estableció que simultáneamente en muchos países latinoamericanos, el Poder Ejecutivo y el Legislativo pueden ir con presupuestos agresivos para el año entrante apoyando a las familias, pero también dirigiendo parte del estímulo al más tradicional de demanda. Advirtió que al final del día, las condiciones en la que van a estar las economías de América Latina, una vez que logremos controlar la pandemia, van a ser peores en términos de pobreza, de distribución y de capacidad fiscal.
Para el director de las Américas del FMI, lo anterior obligará a enfrentar dos retos; el primero de corto plazo, para dar un estímulo fiscal importante en el 2021. Refirió que se requiere un acuerdo nacional para no poner en peligro la sostenibilidad de las finanzas públicas. "Para poder sostener un estímulo importante el año entrante, que no tiene que ser del tamaño del 20%, pero tiene que ser importante, tiene que haber un gran acuerdo nacional en que se mantenga el estímulo, pero por otro lado se ancle la sostenibilidad fiscal con reformas de mediano plazo", señaló.
También explicó que los cambios estructurales deben garantizar que a partir del 2022-2023 se revertirá el aumento del presupuesto producto del estímulo fiscal, y se tomen las medidas apropiadas en términos de eficiencia en gasto en salud y educación. Sobre todo, agregó, en subsidios regresivos, en el gasto de poca eficiencia y combate a la corrupción que tiene una dimensión importante. El otro reto de mediano plazo, según Werner, será para lograr un gran acuerdo que van a enfrentar las sociedades en América Latina para tener estados más fuertes en cobertura social y en redistribución, y por otro lado, más espacios para que el sector privado invierta, y pueda aumentar la productividad en beneficio del crecimiento de los países.
Más adelante, el funcionario del Fondo Monetario hizo ver una ventaja que tiene América Latina que debe aprovechar sin pensar en los ciclos electorales. "En la coyuntura se agrega la ventaja de que en las tensiones geopolíticas no cubren a América Latina, si bien hay países que están cuestionando el proceso de la globalización, no están haciéndolo con un ojo hacia América Latina", mencionó. Si la región hace las cosas bien, puede ser un lugar que reciba probablemente una parte de la reubicación de cadenas globales de valor porque se va a ver con menores riesgos de política en el futuro, expuso. Para aprovechar eso, consideró que se requiere mejorar claramente la infraestructura y los marcos regulatorios y generar certidumbre. "No podemos repensar los marcos regulatorios cada seis o cuatro años de acuerdo al ciclo electoral", advirtió.


« El Universal »