Económico Valores


Comprar en línea no siempre tiene final feliz para clientes

Comprar en línea no siempre tiene final feliz para clientes


Publicación:04-10-2020
++--

Estos son algunos casos de mexicanos, argentinos y cubanos que han vivido alguna estafa o venta fallida por internet.

CIUDAD DE MÉXICO.- En América Latina el comercio electrónico crece de manera constante desde hace 10 años, pero la pandemia del Covid-19 ha impulsado el uso de plataformas digitales y sitios de internet para comprar artículos sin exponerse a un contagio.
Sin embargo, no todas las compras han sido satisfactorias y algunos han enfrentado malos momentos cuando al abrir la caja del pedido no reciben el producto por el que pagaron. Estos son algunos casos de mexicanos, argentinos y cubanos que han vivido alguna estafa o venta fallida por internet.

Le dan ladrillo
El colmo de Patricio Molina, de Argentina, fue ser estafado por un vendedor de Mercado Libre, cuando él es cofundador y CTO de Real Trends, plataforma para vendedores de ese sitio web. Patricio compartió en Twitter que a través de Mercado Libre compró una MacBook y recibió un ladrillo de madera.
"A los que le echan la culpa a Mercado Libre: o el vendedor me quiso engañar, o en el trayecto alguien se la quedó. Mercado Libre no tiene la culpa de lo que somos como sociedad. De hecho, es altamente probable que recupere el dinero gracias a Mercado Libre", aseguró Molina.
Finalmente, la plataforma le devolvió su dinero debido a que no recibió la computadora.

Licor para las penas
Juana Carrasco, también argentina, ahorró para adquirir una MacBook. Cuando finalmente logró tener el capital, utilizó Mercado Libre para comprarla. Sin embargo, recibió un licor de cacao Tres Plumas. La plataforma falló a favor del vendedor, pues documentó todos los pasos del envío con fotografías. Sin embargo, tras la denuncia de Carrasco en redes sociales, Mercado Libre le reembolsó el dinero.

Boing en lugar de iPhone
Aunque para casi todos el Boing de Guayaba tiene muy buen sabor, para el mexicano Salvador Gómez recibir una de estas bebidas en lugar de un iPhone no le causó gracia alguna. Él compró un iPhone SE en la tienda en línea de Sears y, cuando le llegó la caja, contenía un Boing de Guayaba. Afortunadamente, la empresa resolvió la situación entregando el teléfono al afectado en una tienda física.

"El salado"
Iván López, de México, compró dos laptops a través de Mercado Libre, pero recibió dos cajas de la compañía de envíos Fedex con bolsas de sal en su interior. "Todo apunta a que fue alguna persona que labora en Fedex sucursal Obregón. Espero se investigue y evitar malas experiencias", denunció en un video.
Una de las cajas salió de Chiapas y la otra de la Ciudad de México, las cuales llegaron a Ciudad Obregón, Sonora, con bolsas de sal de la marca Mar de Cortés. Mercado Libre respondió a López que el vendedor comprobó que envió las computadoras, por lo que el dinero quedó en la cuenta del mismo.

Olla barata
En el sitio estadounidense Wish, una mujer cubana vio una olla exprés muy barata y no pensó dos veces para comprarla. Sin embargo, al recibir el producto resultó que era de juguete. En esta ocasión no se trató de un fraude, pues la compradora no leyó bien la descripción del artículo donde, en español, se indicaba que era de juguete.


« El Universal »