Económico Valores


Biometría, medida segura y gratuita para protección de datos


Publicación:23-01-2020
++--

Coru recordó que México ocupa el octavo lugar a nivel mundial en robo de identidad

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la puesta en marcha de controles biométricos de manera obligatoria por parte de los bancos que operan en México a partir del 30 de marzo próximo, para reducir fraudes como el robo de identidad, la medida ofrece seguridad y bajo costo para los usuarios en el manejo de sus datos personales en las instituciones financieras.
"Dar de alta nuestros datos biométricos en el banco podría ser uno de los mecanismos más sencillos, gratuitos y seguros para blindar las transacciones y asegurar que cada movimiento sea realizado exclusivamente por el titular de la cuenta", dijo el director general del portal Coru, Luis Madrigal.
En opinión del especialista, aunque la ley en México ampara contra cargos no reconocidos en operaciones financieras, se recomienda que cada tarjetahabiente tome precauciones para personalizar y proteger sus plásticos bancarios en caso de "robo, extravío o clonación".
Coru recordó que México ocupa el octavo lugar a nivel mundial en robo de identidad, donde la mayoría de los casos se dan por pérdida de documentos, robo de carteras y portafolios y por información robada directamente de la tarjeta bancaria, de acuerdo con datos del Banco de México.
¿Cómo se usarán los datos biométricos?
Coru realizó una guía sobre la forma en que se capturarán y el cuidado que los bancos deberán de aplicar a los datos biométricos que obtengan de sus clientes.
El 13 de enero pasado, EL UNIVERSAL dio a conocer los avances de los principales bancos que operan en el país de cara a cumplir con los requerimientos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la aplicación de lectores de huellas dactilares en sus sucursales.
Así, cabe recordar que los datos biométricos son rasgos de propiedad física o fisiológica de comportamiento o elemento de personalidad que corresponde a una persona, que no puede alterarse, además de que puede ser medido y verificado.
"A diferencia de una contraseña que puede ser cambiada por otra, la información biométrica (por ejemplo, las huellas, la fisonomía del rostro o el timbre de voz) no puede cambiarse y da acceso a la identidad exclusiva de una persona, por ello garantiza mejor seguridad, pero también mayor responsabilidad en su utilización", dijo Coru.
Los datos. A partir de marzo, todas las personas que soliciten una cuenta o un crédito, deberán registrar su huella dactilar; y más adelante se prevé la captura del iris ocular, rostro y voz.
Además, con previo aviso y consentimiento del usuario, el banco verificará estos registros con la base de datos del Instituto Nacional Electoral (INE) para cotejar la identidad de quien solicite abrir una cuenta o una línea de crédito.
Para el cliente, el proceso es muy sencillo, gratuito y debe tomar menos de 10 minutos. Solo se requiere estar presente en la sucursal, identificarse con la credencial del INE o pasaporte. Se toman las huellas digitales que se comparan con las almacenadas en el INE y se registra la huella facial.
La autenticación con datos biométricos eleva las medidas de seguridad para evitar el robo de identidad, pero aún podrían presentarse hackeos para cometer delitos. Un aspecto muy importante es que al entregar estos datos, el usuario será informado de quién tendrá este almacenamiento y la facultad para solicitar que se borre su registro cuando decida dejar de ser cliente de la institución financiera.
La información biométrica está considerada como dato personal y protegida por la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares y la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados.
Una vez que estén registrados los biométricos, éstos se usarán cuando el cliente haga una operación presencial, como consulta de saldo en escritorio, retiro por más cierto monto con tarjeta de débito o desee abrir una cuenta. La identificación del cliente se comparará con los registros previamente obtenidos, lo que permitirá detectar cualquier intento de suplantación de identidad.



« El Universal »