Deportes Más Deportes


¿Por qué la entrenadora entró antes que los salvavidas?

¿Por qué la entrenadora entró antes que los salvavidas?


Publicación:23-06-2022
++--

La única forma en la que ellos pueden entrar a salvar la vida de un atleta necesitado que se esté ahogando, es por medio de los jueces o árbitros

La imagen donde se observa a la nadadora mexicoamericana Anita Álvarez caer al fondo de la alberca debido a que sufrió un desmayo se volvió tendencia en redes sociales.

Álvarez fue rescatada inmediatamente por su entrenadora española Andrea Fuentes, quien fue la primera en percatarse de la situación de su alumna.

Fuentes previo a entrar a la alberca indicó a los salvavidas que rescataran a Anita, sin embargo, confesó que los rescatistas se quedaron paralizados ante lo que estaban viendo.

Béla Merkely, director del servicio de salud de los mundiales, confirmó las palabras de la entrenadora.

"Después de que Andrea Fuentes se lanzara a la piscina, los socorristas, viendo la situación, ya no esperaron la señal de los jueces e intervinieron", comentó.

El director destacó la intervención de Fuentes porque acabó con la inmovilidad que tenían los socorristas.

¿Por qué tardaron en entrar los salvavidas?

La Federación Internacional de Natación tiene marcado en su reglamento que los socorristas tendrán permitido entrar a la alberca hasta que exista una señal que lo autorice.

"Sólo pueden saltar a la piscina tras recibir una señal del cuerpo de árbitros, en caso de un eventual malentendido", dijo Béla Merkely.

Esta regla se debe porque en caso de no existir el aviso del árbitro, los salvavidas pueden interrumpir los programas de los nadadores.

¿Quién es Andrea Fuentes?

Cuatro veces medallista olímpica en la hoy llamada natación artística (nado sincronizado), Andrea Fuentes (Valls, España, 7 de abril de 1983) agregó este miércoles una cualidad más a su hoja curricular: heroína.

Para muchas personas, el rescate a la nadadora estadounidense Anita Álvarez -durante el Campeonato Mundial de Natación en Budapest, Hungría- puso en el mapa a la española, aunque la realidad es que ya lo estaba gracias a su condecorada carrera como deportista.

Con apenas 39 años de edad, Fuentes ya es entrenadora, pero hace no mucho maravillaba al mundo con sus rutinas en la piscina. Compitió en los Juegos Olímpicos Beijing 2008 y Londres 2012, en ambos logró subirse al podio... Y dos veces.

En China ganó dos platas (en dueto y por equipo), mientras que en Gran Bretaña se adjudicó su tercera plata olímpica (dueto) y un bronce (equipo). Su leyenda en la natación artística española también se debe a las 16 preseas que obtuvo en Campeonatos Mundiales (un oro incluido) y 16 en certámenes europeos (seis de oro). Esa sensibilidad adquirida en la piscina le permitió darse cuenta de que algo no estaba bien con Anita Álvarez, por lo que no dudó en ayudarla.



« El Universal »