Deportes Rayados


El árbitro no se equivocó: Gabriel Caballero

El árbitro no se equivocó: Gabriel Caballero
Juárez llegó a 11 puntos y sigue en la parte alta del campeonato

Publicación:16-02-2020
++--

El entrenador de Bravos de Juárez reiteró que el silbante no se equivocó en el gol anulado hacia el Monterrey

Monterrey, N.L.- Gabriel Caballero, entrenador de los Bravos de Juárez, habló al final del partido y comentó que el silbante Óscar Macías Romo no se equivocó en las decisiones arbitrales, esto debido a que el juez central del compromiso no dio como válido el gol de Vincent Janssen al minuto 94 luego de que el holandés se apoyara con la mano para anotar ese tanto.

"No, no hablo normalmente de los árbitros pero la mano es mano y no hay nada que discutir sobre eso. No tengo nada que decir, creo que el árbitro hizo su trabajo y cuando necesitó la ayuda del VAR tomó la decisiones correctas".

Juárez llegó a 11 puntos y sigue en la parte alta del campeonato, aspecto que rescató Caballero el cual enfatizó que siempre un empate ante Monterrey será para resaltar y más si se consigue jugando en el Estadio BBVA.

"Sabíamos que Monterrey es un gran equipo, el último campeón con un gran técnico y un plantel muy bueno. Sabemos que no están pasando por buen momento pero hoy ellos jugaron un buen partido, ambos tuvimos nuestras opciones y después fue un gran esfuerzo, un gran punto y siempre sumar fuera de casa sirve".

Caballero mencionó que el equipo va paso a paso en lo que va del semestre y no se atrevió a confirmar hasta que instancia podrían llegar estos competitivos Bravos de Juárez, los cuales a día de hoy están en la parte alta del campeonato y en Copa MX continúan vivos y enfrentan en unos días a los Dorados en dicho certamen.

"Vamos paso a paso, pensando solamente en el próximo partido y bueno ahora también nos queda la Copa MX. Toca recuperarnos de este partido y después seguir sumando, para lo que estamos ya lo veremos en el final. Somos un gran plantel, me gusta el equipo que tengo", concluyó.



« El Porvenir/ Alberto Cantú »