Deportes Futbol Internacional


Barcelona no líquida a Setien; Quique irá a juzgados

Barcelona no líquida a Setien; Quique irá a juzgados


Publicación:17-09-2020
++--

El ex entrenador del Barcelona no ha sido liquidado del conjunto blaugrana y este entrenador ya dejó el tema en sus respectivos abogados

Enrique Setién, ex entrenador del Barcelona, no ha sido liquidado por este club tras ser despedido luego de la eliminación frente al Bayern de Munich en la pasada Liga de Campeones, siendo que tras esto el propio estratega optó por dejar la situación a través de sus abogados. 

Setién ya encargó a sus propios abogados el que puedan resolver este conflicto legal con el FC Barcelona, quienes se están negando a liquidar al propio entrenador y a su respectivo cuerpo técnico. 

El español informó a través de un comunicado que el Barcelona le hizo saber que no desean cumplir con lo establecido en la relación laboral que empezaron a inicios de este año, lo que significa que se están negando a pagarle su liquidación tras su despido en agosto del 2020. 

"Tras un mes de absoluto silencio por parte de la directiva del FC Barcelona, y tras diversos requerimientos por nuestra parte, no es hasta el día de ayer cuando recibimos las primeras comunicaciones oficiales a través de un burofax. Dichas comunicaciones revelan la clara intención de la directiva de no cumplir con sus contratos laborales de la fecha 14/01/2020. 

"Fue hasta el día de ayer (16 de Septiembre) cuando me han remitido, por primera vez, la comunicación escrita de dicho despido (sin liquidación alguna). Respecto al cuerpo técnico, nos comunican, también en el día de ayer, para nuestra sorpresa, una "futura reubicación" en el club. Por todo ello, nos hemos visto obligados a poner en manos de nuestros abogados la situación del conflicto, teniendo que interponer las acciones legales correspondientes. Y ello, con el fin de preservar nuestros derechos y lo pactado en su día con el Barcelona", indicó Setien en un comunicado que brindó en sus redes sociales.



« El Porvenir / Alberto Cantú »