Cultural Más Cultural


Ludwig Carrasco dirige pieza de compositora sueca

Ludwig Carrasco dirige pieza de compositora sueca
Ludwig Carrasco

Publicación:15-02-2020
++--

La Orquesta de Cámara de Bellas Artes también tocó la "Sinfonía Menestral" del mexicano Leonardo Velázquez

México.— Bajo la dirección artística de Ludwig Carrasco, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes ofreció el concierto inaugural de la primera temporada de 2020, en la sala Manuel M. Ponce del recinto de mármol. 

      Entre aplausos, el director originario de Morelia, Michoacán, subió al escenario; con una sonrisa saludó a las mujeres y hombres integrantes de la Orquesta y agradeció a los presentes. Acto seguido, dio a conocer el estreno en México de la obra de la compositora sueca Elfrida Andreé (1841-1929), considerada la primera organista profesional en la historia de su país.

      Lamentó que siempre al hablar de música clásica se piense en hombres como Beethoven o Mozart, y expresó: “debemos corregirlo, porque a lo largo de toda la historia de la música clásica ha habido cientos de compositoras muy buenas; por desgracia, han quedado olvidadas”.

      Se comprometió a promover una revalorización del repertorio de la mujer creadora y adelantó que en esta temporada incluirán periódicamente a varias compositoras. Tras un nuevo aplauso, inició la interpretación de "Andante quasi recitativo", de Andreé.

      Enseguida, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes tocó la "Sinfonía Menestral", del mexicano Leonardo Velázquez. La sala Manuel M. Ponce se mantenía en un expectante silencio; pero de repente se escuchó un tímido aplauso de quien pensó que ya había concluido la interpretación, cuando realmente eso ocurrió, los asistentes respondieron eufóricos y el maestro Carrasco tuvo que regresar nuevamente al escenario.

      Tras el intermedio, y en el marco de los 250 años del nacimiento de Ludwig Van Beethoven (1770-1827), interpretaron una versión de su "Cuarteto número 11 en fa menor, Op. 95, Serioso", reescrita por Gustav Mahler (1860-1911). Al terminar, un sonoro “bravo” salió de entre las butacas y el público se entregó de pie. Dos veces fueron las que el director artístico regresó a agradecer las muestras de cariño.



« Notimex »