Cultural Más Cultural


Buscaba chatarra, pero halló a la Morenita

Buscaba chatarra, pero halló a la Morenita
Esteban le halló semejanza con la réplica de la Guadalupana

Publicación:07-08-2020
++--

El trabajador de la construcción es un fiel creyente de la Guadalupana

MONTERREY, NL.- Como si fuera un moderno Juan Diego, el albañil José Esteban Ramírez Cortés ha cobrado fama porque el lunes 27 de julio, tras el paso del huracán Hanna, localizó semienterrada en el río Santa Catarina a la Virgen de Guadalupe. El hombre de 40 años buscaba chatarra de acero para vender por kilo, pero en cambio descubrió entre la tierra a la gigantesca estructura metálica que hace 10 años fue arrancada de su base por el huracán Alex y quedó sepultada unos 150 metros adelante, bajo toneladas de piedras y lodo.
El trabajador de la construcción es un fiel creyente de la Guadalupana, al grado de que cuando tenía 20 años se tatuó su imagen en la espalda, pues cuenta que a los 16 años le salvó la vida, al caer de cabeza de una altura de tres metros, y cuando despertó en el hospital el doctor sólo le dijo: "Es un milagro que estés vivo".
"Una vez se me cayó mi hija Paloma, que tenía dos años, y se golpeó muy fuerte la cabeza, no metió ni las manos. Yo le pedí a la Virgen que me la cuidara, que la mejorara, y así fue. No pasó mucho tiempo y se puso bien; la niña es muy inteligente; ya tiene 12 años, va a entrar a la secundaria", recuerda Esteban, quien es originario de Cuernavaca, Morelos.
Otro milagro que este albañil le atribuye a la Virgen ocurrió hace dos años, cuando fue secuestrado en Tamaulipas por miembros del Cártel del Noreste al intentar cruzar hacia Estados Unidos. Le exigieron pagar piso, ya que lo acusaron de ser "coyote" porque sabía cómo pasar el río. Tras pagar 20 mil pesos lo soltaron. Esteban ha participado en la construcción de edificios y, actualmente, con otros 10 compañeros de oficio, levanta una mansión en la colonia Fuentes del Valle, en San Pedro, con un pago de 3 mil 200 pesos por semana.
Irónicamente, el hombre construye casas, pero no cuenta con una, pues los 2 mil pesos que paga de renta son para el hogar de su familia en Cuernavaca, ya que él desde noviembre se trasladó a Monterrey para trabajar y mandar dinero a su familia. Por ahora, prácticamente duerme en la calle junto con otros seis albañiles, bajo el puente Venustiano Carranza, en el lecho del río Santa Catarina.
Recuerda que el lunes 27 de julio, apenas bajó el caudal del Santa Catarina, salió con sus compañeros "El Hummer" y "El Gera" para recolectar fierro. Caminaron entre piedras, charcos y fango. Unos cuatro kilómetros hacia el oriente se detuvieron al observar que de los sedimentos arrastrados por la corriente sobresalía un pedazo de fierro imposible de extraer.
Escarbaron y, al destapar una parte de la estructura de acero, Esteban le halló semejanza con la réplica de la Guadalupana que sustituyó la escultura de 12 metros de altura y 10 mil kilogramos de peso, que el 30 de junio de 2010 fue arrastrada y sepultada bajo las piedras por el huracán Alex.
Originalmente, la pieza religiosa había sido colocada en el margen norte del río Santa Catarina, como parte de las celebraciones por la segunda visita del papa Juan Pablo II a Monterrey, el 10 de mayo de 1990. Ahora, desde su descubrimiento, cientos de personas han acudido a toda hora del día a llevar veladoras, a dedicarle danzas, rezar y pedirle milagros a la que ya se le conoce como La Virgen del Río, y hasta algunos se han llevado piedras como recuerdo o porque consideran que podrían tener poderes de curación.



« El Universal »