Orfandad por pandemia

Las niñas, niños y adolescentes en el tiempo de pandemia por el Covid-19 han padecido consecuencias en distintas áreas de su vida: social, escolar, de salud

Las niñas, niños y adolescentes en el tiempo de pandemia por el Covid-19 han padecido consecuencias en distintas áreas de su vida: social, escolar, de salud, etc. Aunado a lo anterior, también han sufrido la pérdida de cuidadores, de padres o madres a causa del virus SARS-CoV-2. Para quienes suscribimos la presente iniciativa, la orfandad ha provocado efectos negativos en cuanto a respaldo financiero, cuidados y afecto, guía y atención.

Otros factores de relevancia que causan orfandad son los desastres naturales, la guerra y/o el hambre. En el caso de la guerra porque causa que los menores de edad se desplacen a través de fronteras y pierdan a sus padres o madres. Aunado a lo anterior, otras enfermedades, abusos y pobreza extrema pueden causar que el núcleo familiar se desintegre y, como consecuencia, existan niñas y niños en abandono.

Especialistas en la materia, señalan que hay impactos persistentes en la vida de los menores de 15 años cuando se quedan huérfanos de madre, padre o ambos. Consideran que la orfandad provoca un mayor riesgo de pobreza en la adultez, así como en su vida escolar.

Para el Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional, es necesaria la intervención de los diferentes órganos de Gobierno para contrarrestar las consecuencias desafortunadas que pueden padecer los menores de edad debido al estado de orfandad mediante políticas públicas eficaces que busquen solucionar los problemas apoyando a las y los infantes y adolescentes a salir adelante a pesar de experimentar la pérdida de vidas de sus cuidadores y protectores primarios o secundarios.

Por lo anterior, es nuestra convicción que la infancia queda afectada no solo emocionalmente, sino financieramente y corren el riesgo de ser afectados en las áreas escolares y de salud.

En este sentido, un estudio del Senado de la República indica que México es el país que tiene mayor número de niñas y niños huérfanos de padre, madre o ambos con 131 mil 325 menores en dicha situación de los 6 países analizados de América. Además, nuestro país es el primero con menores de edad que perdieron a su cuidador principal, con un número que asciende a 141 mil 132.

Las cifras anteriores fueron, además, las más altas de 21 países analizados en el año 2021. Lo anterior refleja que en México las muertes por la Covid-19 han provocado la orfandad de Niñas, Niños y Adolescentes.

Lo anterior refleja que las niñas y los niños de México por causa del Covid-19 han sido los más afectados en cuanto a la pérdida de cuidadores primarios y secundarios. De ahí, que la respuesta por parte de la sociedad y, en específico, por parte de las instituciones gubernamentales y sector privado sea vital para poder afrontar las complicaciones que se desataron en las dinámicas familiares y en el desarrollo particular de aquellas niñas y niños.

Ante este escenario, países como India, Brasil, Estados Unidos, Perú y Sudáfrica, han implementado políticas y programas para proteger a las niñas, niños y adolescentes que han quedado en la orfandad.

En este contexto, la propia UNICEF, reconoce que hay diversos daños tanto a corto como a largo plazo que se sufren los infantes como consecuencia de la separación de la familia o incluso, por el cuidado que se da de manera inadecuada, sobre todo cuando por orfandad, la protección y cuidado de Niñas, Niños y Adolescentes quedan a cargo de diversas instituciones privadas o públicas con determinadas rutinas que no se adaptan a su desarrollo y/o necesidades individuales.

 Además, conforme a la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, y al artículo constitucional antes señalado respectivamente señalan que todos los órganos jurisdiccionales, autoridades administrativas y órganos legislativos (federal y locales) tienen la obligación de tomar en cuenta el interés superior como una consideración primordial y promover, respetar, proteger y garantizar los derechos de las personas menores de edad de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

En nuestra bancada proponemos proteger y apoyar el sano desarrollo de los menores huérfanos de padre, madre o que han sufrido pérdida de cuidadores a causa de epidemias, pandemias o por la declaración de ausencia por desaparición de sus padres, madres y personas cuidadoras, lo anterior a través de un fondo denominado "Fideicomiso por la Orfandad", para la implementación de las medidas contenidas en el presente decreto, el titular del Ejecutivo Estatal recurrirá primordialmente a la financiación con recursos propios y disponibles, pero, en todo momento, y en ejercicio de sus facultades, podrá utilizar cualquier fondo presupuestario o legal de destino específico que constituya deuda pública.